Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pescadores del Port de Pollença exigen videovigilancia para atajar el vandalismo

Desconocidos desamarraron el domingo una barca que fue encontrada el lunes a la deriva con diversos golpes

Imagen de la zona portuaria del Moll donde los pescadores desarrollan su actividad. | DM

Imagen de la zona portuaria del Moll donde los pescadores desarrollan su actividad. | DM

Los miembros de la Confraria de Pescadors del Port de Pollença han dicho basta. Cansados de los actos de vandalismo que afectan con una frecuencia creciente a las instalaciones portuarias, han dirigido una carta a la entidad Ports de les Illes Balears en la que reclaman la instalación de cámaras de vigilancia que enfoquen el objetivo directamente hacia los espacios que ellos ocupan y sus barcas con el objetivo de disuadir a los autores de los actos vandálicos y de identificarles en caso de que realicen alguna de sus fechorías.

La gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los pescadores molleros ha sido un nuevo acto de gamberrismo gratuito que ha afectado directamente a uno de los socios de la cofradía esta semana.

El patrón mayor, Joan Suau, explica que en la madrugada del pasado domingo al lunes unos desconocidos soltaron las cuerdas de la barca de uno de los componentes de la cofradía. «El pescador llegó al muelle a primera hora del lunes para ir a trabajar y vio que su barca no estaba en su sitio; entonces tuvo que buscarla por todas partes hasta que la vio, a la deriva, que se golpeaba contra un pantalán del Club Náutico», relata Suau.

Joan Suau, patrón mayor de la cofradía. | SOM POLLENÇA

El propietario de la embarcación afectada presentó la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil, que investiga los hechos. No obstante, el suceso sirvió para que los miembros de la cofradía de pescadores del Moll, que agrupa a trece profesionales que practican las artes menores, decidiesen pasar a la acción y avisar tanto al ayuntamiento de Pollença como a la federación de cofradías de Balears para que tengan conocimiento de la situación.

El patrón mayor explica que desde hace tiempo sufren robos y gente que sube a las barcas por la noche para beber y fumar

decoration

Por otra parte, Suau añade que también decidieron enviar una misiva a la entidad Ports para reclamar la instalación de cámaras de vigilancia en la zona del Cap del Moll donde los pescadores desarrollan gran parte de su actividad profesional. Actualmente, ya existen algunas cámaras que controlan el recinto portuario, pero su ángulo de visión no alcanza el espacio que ocupan los pescadores.

La cofradía viene padeciendo actos de vandalismo desde hace mucho tiempo. «Siempre hemos sufrido acciones menores como pequeños robos, gente que se sube a las barcas a beber y fumar, botellones, tirar el carro del pescado al mar, etcétera, pero lo que ha ocurrido esta semana ya es muy grave y ha traspasado una línea roja», apunta el patrón mayor del puerto pollencí.

Suau cree que la presencia de cámaras de vigilancia ayudará a paliar estos problemas. «Es grave que la gente pueda subir libremente a las barcas para fumar, con el peligro de provocar un incendio en el puerto», señala.

Compartir el artículo

stats