Representantes del ayuntamiento de Fornalutx, del Govern y el Consell visitaron hace unos días el talud de la avenida Arbona Colom en el que constataron que unas profundas grietas amenazan con un deslizamiento de tierras hacia la vía pública. Las tres instituciones intentan dar con una solución al problema que se entrevé que tendrá un alto coste económico.