Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi un centenar de firmas reclaman arreglar el Penyal dels Carretons de Galilea

Vecinos de la localidad exigen que se restaure la carretera de Puigpunyent hacia es Capdellà

Una enorme roca cayó el pasado marzo en el Penyal dels Carretons.

Una enorme roca cayó el pasado marzo en el Penyal dels Carretons.

Vecinos de Galilea han presentado casi un centenar de firmas ante el ayuntamiento de Puigpunyent para reclamar que se arregle el Penyal dels Carretons, ya que el desprendimiento de rocas pone en peligro la vida de los conductores que circulan por esa carretera. Además, los firmantes exigen que se restaure la carretera de Puigpunyent hacia es Capdellà, pasando por Galilea, por su «peligrosidad».

Según denuncian los vecinos, el tramo de Puigpunyent hacia es Capdellà «es un desastre»: el pavimento está en mal estado, hay árboles inclinados sobre la calzada, además de baches y grietas, lo que dificulta la conducción por esa zona, convirtiéndose «en un peligro». Por ello, instan al consistorio de Puigpunyent a que haga presión sobre el departamento de Carreteras del Consell de Mallorca para que se reforme, de manera inminente, ese tramo de carretera.

En el escrito, los vecinos también piden que se sustituyan los guardarraíles rotos y se cambien por unos nuevos, con una estética de madera para que se integren dentro del paisaje de la Serra de Tramuntana. Según critican, en la actualidad las barreras de seguridad son de hierro y no disponen de la protección adecuada para los motoristas.

El desprendimiento el pasado mes de marzo de una enorme roca en el Penyal dels Carretons, situado en la carretera Ma-1032, en el km 7,5 aproximadamente, ha sido la gota que ha colmado el vaso y ha provocado la movilización de los vecinos, aunque su indignación viene de lejos con las condiciones en las que se encuentran las carreteras de la zona. Desde el ayuntamiento de Puigpunyent apuntan que ya han solicitado al departamento de Carreteras del Consell de Mallorca, vía carta, la revisión del tramo donde han tenido lugar los últimos desprendimientos.

Según remarca el Ayuntamiento, no es la primera vez que ocurre algo así en ese tramo -«hablamos de unos cien metros»-. Hace unos años, ya se instalaron unos testigos y en la actualidad es necesario verificar su estado ya que se trata de un «tramo delicado». Por el momento, dicen, no han recibido respuesta y no descartan enviar otra carta.

En cuanto a la instalación de los nuevos guardarraíles, desde el Consistorio aseguran que la petición está hecha desde hace dos años. Y sobre el estado de la carretera Puigpunyent-es Capdellà, indican que se trata de un tramo complicado que Carreteras va restaurando poco a poco.

Compartir el artículo

stats