Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Eugènia, Consell, Deià y ses Salines, pioneros en promover la energía limpia

El Instituto Balear de la Energía emprende los primeros proyectos para ofrecer un consumo energético compartido a vecinos, empresas y espacios públicos

Santa Eugènia, Consell, Deià y ses Salines, pioneros en promover la energía limpia G. Bosch

Santa Eugènia, Consell, Deià y ses Salines son pioneros en promover la energía limpia y económica en espacios públicos, empresas y familias con necesidades sociales. Se trata de unos proyectos de consumo energético compartido que impulsa el Instituto Balear de la Energía (IBE), que también llegarán a Ciutadella y Sant Antoni de Portmany. En total, la inversión prevista en este 2021 es de 750.000 euros. Se trata de seis proyectos de autoconsumo compartido de energía solar fotovoltaica, de dimensiones medianas, que producirán 460KW. Se instalarán en cubiertas de centros educativos, aparcamientos o solares abriendo el consumo de esta electricidad 100% verde a consumidores que estén ubicados a un radio de 500 metros de estas instalaciones, una distancia que permite no tener que pagar peaje. Según los cálculos del vicepresidente Juan Pedro Yllanes, unas cincuenta pequeñas y medianas empresas y unas 300 familias vulnerables de dichos municipios podrán reducir su factura de la luz. También se beneficiarán instalaciones municipales como escuelas, bibliotecas u oficinas. «Estos proyectos nos permiten avanzar en la democratización de la energía, con unos beneficios sociales claros que son producir energía limpia y más económica», ha remarcado el conseller de Transición Energética.

«Estos proyectos nos permiten avanzar en la democratización de la energía, con unos beneficios sociales claros que son producir energía limpia y más económica»

Juan Pedro Yllanes - Vicepresidente del Govern

decoration

El primer proyecto que se pondrá en marcha será el de Santa Eugènia. Las placas se instalarán sobre la cubierta del CEIP Mestre Guillemet, que pasará a autoabastecerse a partir de energía renovable. El alcalde de la localidad, Pep Lluís Urraca, ha afirmado que el municipio hace una «apuesta firme» hacia la sostenibilidad. 

El director gerente del IBE, Ferran Rosa, ha detallado que en el caso de Santa Eugènia empezarán con 15 KW, aunque la idea es ampliarlo. Espera que el proyecto entre en servicio en verano. Además de la escuela, una veintena de vecinos y empresas. Al abarcar un radio de 500 metros, remarca, alcanza el núcleo entero. En los otros tres municipios mallorquines la potencia será de unos 100KW. Rosa ha concretado que se firmarán convenios de colaboración con los ayuntamientos, que cederán el uso de los espacios para instalar placas solares y se garantizará el suministro de una parte del consumo a instalaciones municipales. Luego, se abrirá un proceso público de inscripción para que particulares y empresas puedan empezar a consumir esta electricidad en horario de producción solar y a precio de coste. «Aproximadamente será la mitad del precio medio de mercado, lo que representará un ahorro directo en la factura», ha remarcado. Rosa ha detallado que en las bases de participación se fijarán los criterios para poder beneficiarse de esta iniciativa pero se priorizarán los hogares con necesidades sociales. Se trata de un programa que nace este 2021 con la voluntad de expandirse. De hecho, el IBE reinvertirá el regreso económico de estas instalaciones en impulsar más proyectos.

En Deià

Su alcalde Lluís Apesteguía ha especificado que su caso es «más complejo» porque el plan de protección de Deià prohíbe la instalación de placas en tejados. Así están ultimando un acuerdo con un establecimiento hotelero con el Govern y el Ayuntamiento. Dicha empresa privada se beneficiará de un porcentaje de la energía producida mientras que el resto serviría para abastecer edificios municipales y «un elevado número» de hogares y empresas. El proyecto será una realidad a lo largo de este 2021. En Consell, su primer edil Andreu Isern, ha avanzado que las placas solares se instalarán en la cubierta del aparcamiento ubicado al lado del pabellón y permitirá abastecer el colegio, el pabellón, la escoleta y el campo de fútbol, además de particulares y empresas. 

En ses Salines, el alcalde Juan Rodríguez ha concretado que las placas se ubicarán en un solar detrás del colegio público. Se beneficiarán las escuelas, el auditorio de s’Esponja, el Ayuntamiento, parte del alumbrado público y toda la parte comercial de ses Salines, además de un número elevado de hogares.

Compartir el artículo

stats