Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | La actitud humana es la peor pandemia

No hay peor celebración de la vida y la salud, como se supone corresponde a un cumpleaños, que hacerlo con una fiesta a base de drogas y alcohol. Sin embargo, todos sabemos que tal despropósito se repite de manera constante. Frente a tan resacosa realidad, no caben milagros de comportamientos cívicos responsables porque los milagros son gracia sobrenatural y la naturaleza humana está especialmente dotada para darse un tiro en el pie.

La autolesión colectiva de este fin de semana en Son Font de Calvià no tiene nada de excepcional. Es un espejo colectivo en el que mirarse para después agachar la cabeza ya adquirir conciencia de que las normas para luchar contra la covid-19 son mero trámite. La cuestión no es saber hasta donde alcanza el grupo burbuja o la hora en que deben cerrar los bares. El quid de la cuestión está en la proliferación de la irresponsabilidad personal y la alegría de hoy transformable en llanto para mañana. Con un año de pandemia a las espaldas, 208 denuncias en un fin de semana por incumplir las normas covid son un verdadero escándalo.

Compartir el artículo

stats