Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Industria

El Govern y Cemex pactan un acuerdo para estudiar alternativas al cemento en Lloseta

La multinacional se compromete a mantener una "producción limitada" en la fábrica del Raiguer con un material más sostenible

Trabajadores de Cemex protestan por el cierre de la fábrica, hace dos años.

Trabajadores de Cemex protestan por el cierre de la fábrica, hace dos años.

El vicepresident del Govern y conseller de de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, Juan Pedro Yllanes, y el director general de Política Industrial, Antoni Morro, se han reunido este jueves por videoconferencia con representantes de la multinacional Cemex y han pactado la firma «en las próximas semanas» de un «acuerdo de intenciones» para llevar a cabo un «plan de reconversión industrial» en la fábrica de Lloseta «que vaya en línea con los objetivos de los Fondos Europeos» y que, teóricamente, debería estudiar alternativas a la fabricación de cemento.

El propio Yllanes se ha congratulado del acuerdo a través de las redes sociales, asegurando que había «conseguido el compromiso» de la multinacional para firmar el citado acuerdo y que había «recalcado» a sus representantes que «deben aprovechar la oportunidad para apostar por un modelo industrial nuevo», además de que la reconversión «conlleve la creación de más puestos de trabajo».

La empresa cementera ha confirmado después de la reunión que trabajará con el Govern «en un posible acuerdo de intenciones» que permita «avanzar en el compromiso de la compañía por continuar identificando y promoviendo, como ya hizo a finales de 2018, la implantación de nuevos proyectos que permitan reindustrializar y crear riqueza y empleo en Lloseta y su entorno, en convivencia con la fábrica y el resto de actividades existentes». No obstante, Cemex no tiene previsto a corto plazo dejar de fabricar cemento y solo se compromete a mantener una «producción limitada» de un material «más sostenible». Durante la reunión, los representantes de la multinacional han puesto de manifiesto que «no se descarta que, en un futuro, la fábrica de Lloseta pueda adaptarse y convertirse en un referente industrial, dentro y fuera de España, en el uso del hidrógeno verde procedente del proyecto Power to Green Hydrogen Mallorca (previsto en las instalaciones de la fábrica de Lloseta) para la fabricación de cementos con una baja huella de carbono», una «ambición» que «está totalmente alineada con la estrategia y políticas de Cemex en materia de acción climática».

Por otra parte, según el Govern, Cemex también se habría comprometido a estudiar posibles propuestas de inversión en el marco de las Manifestaciones de Interés (MDI) convocadas en las últimas semanas por diferentes ministerios y qué proyectos tendrían cabida en los terrenos de Cemex en Lloseta con el objetivo de atraer nuevas inversiones.

La creación de empleo ha sido uno de los temas tratados en la reunión. Cemex asegura que existe un compromiso con el resto de empresas involucradas en la puesta en marcha de la planta de hidrógeno verde para tener en cuenta el perfil de los trabajadores de la fábrica de Lloseta que fueron despedidos hace dos años para su posible contratación en la nueva actividad industrial.

En este sentido, la empresa asegura que ha contactado con todos los empleados afectados por el ERE de enero de 2019, «incluyendo las personas que hoy tienen otro empleo dentro y fuera de Cemex», para informarles del inicio del proceso de selección y «ofrecerles la participación en el mismo», ya que estos «gozarán de preferencia» en la contratación de los nuevos trabajadores.

Compartir el artículo

stats