El alcalde de Santa Margalida, Joan Monjo, no se da por aludido por el proceso que ha iniciado su homólogo de Palma, José Hila, a la hora de retirar nombres de calles con referencias franquistas y especialmente el de la avenida dedicada al banquero Juan March Ordinas. El ayuntamiento ‘vilero’ no solo no dará marcha atrás al nombramiento del financiero margalidà como Hijo Ilustre de la localidad, sino que el alcalde Monjo está convencido de que si el magnate siguiera vivo «todos estaríamos vacunados». «Con él también hubiera sido difícil, pero seguro que lo hubiera conseguido, con contrabando o sin él», añadió en referencia al controvertido personaje histórico.

Monjo aseguró que la retirada del nombre de Juan March a una de las avenidas de la ciudad de Palma «no cambia nada» la situación de Santa Margalida, cuyo consistorio sigue manteniendo los honores al financiero por iniciativa de Convergència-El Pi y PP. Cabe recordar que en julio del pasado año, el Ayuntamiento modificó el contenido del acta municipal de noviembre de 1956, mediante la que se declaró a Juan March como Hijo Ilustre, para borrar todos los vínculos del financiero con el franquismo y cumplir de esta forma las leyes de memoria histórica. Una decisión controvertida y rechazada por la oposición, que denunció la intención de «reescribir» la historia para obviar el papel de March en el golpe de estado franquista de 1936. «Para nosotros esto es un tema cerrado», concluyó ayer Monjo.

"Esta pandilla de Palma solo quiere resucitar a Franco: hay que hablar menos de calles y comprar más vacunas"

En relación a la decisión del equipo de gobierno de Palma de sustituir los nombres de calles con referencias franquistas, el regidor de Santa Margalida señaló que «esta pandilla solo quiere resucitar a Franco, y esto no acabará bien» y recordó que «con [Felipe] González nadie hablaba de nombres de calles».

En este sentido, el alcalde Monjo apuntó que «lo importante es hablar menos de calles y comprar más vacunas», por lo que propuso a la presidenta Armengol que las adquiera porque «las comunidades pueden conseguirlas por su cuenta». No es la primera vez que el regidor margalidà insta a Armengol a intensificar la vacunación. Hace unos meses, remitió una carta a la presidenta del Govern en la que reprochaba la falta de planificación en el proceso de vacunación y acusaba a la jefa del Ejecutivo de «esconderse detrás de titulares de prensa».