El Hospital de Manacor se adapta a las necesidades derivadas del incremento poblacional. Así, se invertirán 76,2 millones de euros en unas obras que permitirán dar respuesta a los 152.000 usuarios de los quince municipios que atiende el centro hospitalario. Se trata de 44.000 personas más de las que empezó a atender cuando en 1997 abrió sus puertas.

Así, las obras se contemplan en tres grandes áreas. Se levantará un edificio situado delante del actual que constará con dos aparcamientos subterráneos, una planta baja y tres pisos donde primordialmente habrá los servicios ambulatorios. También se construirá una nueva planta en el edificio industrial, para adecuar los equipos de las centrales a la normativa vigente, con capacidad aumentada para dar servicio al incremento de nuevas áreas proyectadas. En tercer lugar, el proyecto de ampliación contempla la reforma interior del hospital, a excepción de la planta donde se hace el nuevo bloque quirúrgico, en el hospital actual.

Con la finalidad de agilizar el desarrollo del plan de reforma y ampliación del Hospital de Manacor, el Consell de Govern dio luz verde a declarar la inversión de interés autonómico de las obras en el complejo sanitario. El portavoz del ejecutivo autonómico, Iago Negueruela, detalló que de esta manera se agiliza el desarrollo del nuevo plan director redactado por la Subdirección de Infraestructuras y los Servicios Generales del Ib-Salut para este centro, que atiende a unas 152.000 personas de 15 municipios de la isla, 44.000 que cuando abrió sus puertas. Por ello, la finalidad de las obras es adaptar el centro a las necesidades derivadas del aumento poblacional.

El plan director va asociado a un plan funcional en el que se definen las características formales y funcionales de la reforma y de la ampliación del recinto hospitalario.

Hay que tener en cuenta que el hospital debe seguir funcionando durante todo el proceso de reforma y ampliación, por ello, el plan director plantea una propuesta a partir de las necesidades iniciales y de las posibilidades urbanísticas. El objetivo es trasladar los servicios una única vez y lograr que, al final de las obras, el recinto resultante quede ordenado y sea funcional, además de que se hayan optimizado los recursos al máximo posible.

Por ello, «se han proyectado nuevas construcciones a las que se trasladarán servicios, con el fin de ganar espacio libre para efectuar la reforma y la ampliación de otros servicios», detalló Negueruela.