Las feministas de Lloseta denuncian el "trato autoritario, déspota y vejatorio" por parte del Ayuntamiento de su pueblo, después de que la Policía Local les impidiera colgar carteles con nombres de mujeres en las calles de esta localidad para conmemorar el 8-M, según ha relatado una portavoz de la asociación Ateneu Cultural de Lloseta.

Los hechos ocurrieron este pasado sábado, cuando la Policía Local impidió a un pequeño grupo de integrantes del Ateneu Cultural de Lloseta y del Moviment Feminista de Mallorca colgar los carteles con nombres de mujer sobre las placas de calles y plazas, como se ha hecho en otros pueblos de la isla con motivo del 8-M.

Según han explicado a este diario, la Policía Local se personó donde las mujeres habían comenzado a colgar los carteles el sábado por la tarde, ya que para este domingo daban lluvia, y les solicitó que no taparan las placas oficiales. Sin embargo, tras comunicarse con el Ayuntamiento, la orden de los agentes fue que esos carteles no podían estar en la vía pública y que si insistían en colocarlos habría consecuencias con las personas que habían sido identificadas.

Cartel en honor a Joana Maria Ripoll sobre una placa en la calle.

Como alternativa, el grupo de feministas decidió colgar sus carteles en las ventanas de la sede del Ateneu.

“Somos el único pueblo que ha tenido problemas”, ha lamentado la portavoz del Ateneu Cultural de Lloseta, que hasta el momento no ha recibido “ninguna explicación” por parte del consistorio.

La portavoz del Ateneu Cultural admite que no se había solicitado permiso para llevar a cabo esta acción simbólica, pero también remarca que en otros municipios de Balears se ha podido realizar sin problemas.