Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El centro de Manacor cede protagonismo a los peatones

El 15 de marzo, 67 calles pasan a ser de prioridad peatonal y restringidas para los vehículos que no sean de residentes

Sebastià Llodrà y Miquel Oliver, ayer en la presentación de la ZPR. S. Sansó

Manacor camina con paso firme hacia un mayor protagonismo del peatón. El 15 de marzo el Ayuntamiento pondrá en funcionamiento la Zona de Prioridad para los Residentes (ZPR), con la que cerrará hasta 67 calles del centro histórico a los vehículos motorizados que no sean de vecinos residentes y los cederá a los peatones. La filosofía de la medida es la de implantar un modelo similar al de muchas ciudades europeas, con la voluntad de reducir la emisión de gases contaminantes, los ruidos, promover la seguridad de viandante y beneficiar a la actividad comercial. «El centro de Manacor tiene las dimensiones idóneas para potenciar los desplazamientos a pie, en bicicleta o en patinete y permitir así más zonas peatonales», aseguró el edil de Movilidad, Sebastià Llodrà. «De esta forma conseguiremos que mucha gente que pensaba coger el coche para desplazarse, opte por ir caminando… porque de hecho en diez minutos es posible llegar al centro desde cualquier parte de la ciudad».

La medida nace con la intención de pacificar el tráfico del interior de un polígono delimitado entre la avenida des Tren, la des Torrent y las calles de la Alegría y Verònica. En esta área, la prioridad de paso será para los peatones y las bicicletas y, en un segundo plano para vehículos personales de los vecinos, que en ningún caso podrán circular a más de 20 km/hora y que deberán solicitar un distintivo especial con un código cifrado QR con el que la Policía Local pueda comprobar que efectivamente la matrícula se corresponde con un empadronado en el centro.

Aunque el Consistorio también contempla excepciones a la ordenanza aprobada el 23 de enero, enfocadas básicamente a facilitar el transporte comercial de carga y descarga, así como los servicios públicos de transporte, especialmente los sanitarios y de personas mayores. Todas ellas marcadas por unos permisos de diferentes colores que deberán ser solicitados al Ayuntamiento antes de ingresar en la zona rosada con la que se marcarán las ocho entradas a la ZPR.

Mapa con la ZPR delimitada en el centro de Manacor. |

Cámaras

La ZPR del centro de Manacor quedará delimitada mediante señales verticales pero también con unas particulares franjas de color magenta pintadas en la calzada de los principal accesos. Asimismo, el alcalde Miquel Oliver, ha expresado su voluntad que a lo largo de 2021 todo quede complementado con cámaras de vídeovigilancia para hacer efectivo el control de los vehículos autorizados, que de momento quedará a cargo de la Policía Local, quien, junto a un grupo de informadores a pie de calle, abrirán un periodo informativo antes de sancionar. «Se trata de una medida que no necesita de grandes obras para poder ser implantada, pero que es muy efectiva y una de las más importantes del mandato», ha explicado Oliver, durante la presentación de la medida, que no se descarta que durante 2022 pueda ser también implantada en varias zonas más de Porto Cristo o s’Illot.

Compartir el artículo

stats