Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El avance del Plan General redactado por el Consell provoca «inquietud» en Lloret

El documento ha causado una avalancha de consultas por parte de los vecinos, preocupados por la afectación del plan El alcalde aclara que se trata de un «primer borrador» en cuya redacción no han participado los técnicos municipales

Vista del Convent dels Dominics, actual sede del ayuntamiento de Lloret.

Vista del Convent dels Dominics, actual sede del ayuntamiento de Lloret. DM

El primer borrador que han elaborado los técnicos del Consell de Mallorca sobre el futuro Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Lloret de Vistalegre ha causado una gran «inquietud» entre la población del municipio del Pla, según admite el alcalde Antoni Bennasar (Endavant Lloret), hasta el punto de que se ha producido un auténtica avalancha de consultas sobre las consecuencias que tendrá la regulación urbanística en la localidad tanto a nivel colectivo como particular.

De hecho, el pasado jueves, «con el objetivo de tranquilizar» a la población, técnicos del Consell se desplazaron hasta Lloret para atender las consultas de los vecinos durante toda la mañana debido a la preocupación que ha causado el documento elaborado por la institución insular a raíz de un acuerdo alcanzado con el Ayuntamiento en diciembre de 2018 para redactar el futuro planeamiento urbanístico del municipio. El pleno de Lloret aprobó, el pasado 10 de febrero, someter a exposición pública el avance durante 45 días hábiles, hasta el próximo día 22 de abril, para que los lloritans presenten sugerencias que puedan incorporarse al documento definitivo.

El alcalde explica que el avance del Consell es un «primer borrador», por lo que en ningún caso es el documento definitivo. «La gente está desorientada porque cree que este avance es el que se aprobará definitivamente, y no es así; el Ayuntamiento no ha participado en la redacción y no hay ninguna intención de aprobarlo tal y como está redactado ahora», señala Bennasar.

Y es que el borrador del futuro Plan General, redactado por el Consell sin la participación del Ayuntamiento, ha «asustado» a mucha gente, tal y como admite el regidor, porque muchos vecinos han comprobado que esta primera versión del planeamiento les afecta directamente. «Hay vecinos a quienes les han pintado viales, zonas verdes o aparcamientos en sus propiedades», apunta Bennasar, por lo que se ha generado una alarma que el Consistorio quiere aplacar ofreciendo el máximo de información y dejando claro que la opinión de los lloritans será tenida en cuenta a la hora de redactar el plan definitivo.

Técnicos del Consell se desplazaron a Lloret el jueves con el objetivo de "tranquilizar" a los vecinos y resolver dudas

decoration

El objetivo del Ayuntamiento es el de aprobar el planeamiento en la presente legislatura, ya que la normativa urbanística que está en vigor en el municipio del Pla se remonta al año 1981 y estaba basada en una realidad muy diferente a la actual. El alcalde calcula que el documento podría estar aprobado de forma inicial a finales de este año y de forma definitiva a lo largo de 2022.

Crecimiento cero

El ayuntamiento de Lloret pretende que el futuro PGOU permita un «crecimiento urbanístico cero» porque la localidad «no necesita nuevo suelo urbano», señala el alcalde, aunque «tampoco queremos que se elimine el suelo urbano consolidado desde hace 40 años». También se reclaman nuevos servicios, aparcamientos y zonas públicas, así como la regularización de los equipamientos urbanos que actualmente están fuera de ordenación como el punto verde o el polideportivo.

Otra pretensión municipal es el de «conectar toda la red viaria urbana que actualmente no tiene salida» y la de estudiar el desarrollo de una vía de circunvalación que «ya estaba prevista hace 40 años sin que se haya ejecutado nunca». En cualquier caso, Bennasar subraya que «será el pueblo el que decidirá» si finalmente se ejecuta el vial o no.

Las normas de 1981 preveían un techo de población de 2.500 personas, cuando en la actualidad hay unos 1.600 vecinos empadronados, la mayoría de ellos residentes en suelo rústico.

Compartir el artículo

stats