Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escolares de Binissalem conocen el entorno de las lagunas de can Figuera

El grupo ecologista Gadma realiza tareas didácticas en esta zona húmeda llena de vida surgida del proceso de depuración de aguas sucias

Los escolares toman nota junto a un ‘safareig’.

Los escolares toman nota junto a un ‘safareig’. Jaume Canut

Aunque no sea con la celeridad que se merece el lugar, paso a paso continúa la actividad didáctica –y al mismo tiempo de promoción– en la zona de las lagunas de can Figuera, en Binissalem. La última sesión tuvo lugar durante la mañana de ayer. Los protagonistas fueron los alumnos de sexto curso de Primaria del CEIP Binissalem Pedra Viva.

Siguiendo los protocolos de seguridad sanitaria, tres integrantes de la asociación ecologista Gadma condujeron a los escolares, divididos en varios grupos, por la zona, explicando, con todo tipo de detalle, la abundante flora y fauna que, a lo largo de estos últimos veinte años, ha ido asentándose y poblando el lugar, dando paso a una auténtica zona húmeda llena de vida, y todo ello a partir del proceso de depuración de las aguas residuales procedentes de los municipios de Binissalem y Sencelles, que son tratadas en las instalaciones que hay en la finca colindante.

Escolares de Binissalem conocen el entorno de las lagunas de can Figuera | JAUME CANUT

Según detalló el portavoz del colectivo ecologista, Bernat Fiol, una de las recientes tareas llevadas a cabo ha sido la siembra de plantas autóctonas como espinalers, alocs, fleixos, murtes y arboceres. Precisamente de estas dos últimas son muy apreciados sus frutos por algunas de las aves que conviven o visitan la zona en cuestión. Según apunta Fiol, se calcula que son, aproximadamente, unas 80 las especies que a lo largo de todo el año pasan por las lagunas.

Publicación

La jornada también fue aprovechada para la presentación y entrega a los escolares de la nueva revista de Gadma, La terra que ens queda, una publicación editada gracias al patrocinio de Cemex y en la cual son tratados a fondo temas tan relevantes como el cambio climático, las especies que hay en peligro de extinción en el planeta o la contaminación por plásticos. Esta última, una gravísima problemática cuyos efectos pudieron comprobar los alumnos, muy de cerca, en una de las ocho lagunas que hay en la finca de can Figuera, la cual actualmente está seca y es donde van a parar la mayor parte de los residuos sólidos, muchos de ellos plásticos, que son conducidos a través de las canalizaciones del sistema de recogida de aguas.

Una problemática medioambiental que, según Fiol, es importante que todos estos niños conozcan cuanto más mejor, ya que ellos representan las futuras generaciones que dentro de unos años tendrán que hacer frente a la situación.

Compartir el artículo

stats