La reforma del Teatre Principal de Inca estará finalizada el próximo verano después de un largo periplo de ocho años de obras, contratos fallidos y sobrecostes. Así lo indicó ayer el alcalde Virgilio Moreno durante una visita a las instalaciones junto a la presidenta del Consell, Catalina Cladera, y la vicepresidenta Bel Busquets, además de otros cargos municipales de la ciudad.

Las obras se encuentran en la recta final y «avanzan a muy buen ritmo», según la institución municipal. En la actualidad, el equipamiento cultural ha alcanzado el 80 por ciento de la ejecución de la reforma.

La rehabilitación del complejo habrá costado finalmente unos seis millones de euros y ha contado con la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Local (Fondos Feder), que aportará el 50% del presupuesto total. La otra mitad ha sido sufragada por la Fundació Teatre Principal, integrada por Ayuntamiento, Consell y Govern.

Intervención

La intervención ha consistido en la reforma del edificio centenario y la edificación de un espacio adyacente de unos mil metros cuadrados en la que se ha habilitado una nueva sala polivalente con capacidad para más de 150 espectadores. La sala grande, por su parte, puede albergar hasta 600 butacas. La suma de las dos salas convertirá al Teatre Principal de Inca en un edificio útil para llevar a cabo una programación estable a lo largo del año con espectáculos de pequeño formato.

Actualmente, las obras solo están pendientes de algunos equipamientos y acabados como la electricidad y la pintura. También se llevan a cabo actuaciones en la fachada del edificio y en un futuro próximo también se actuará en el entorno urbano del teatro, donde está previsto derribar un viejo edificio para crear una pequeña plaza enfrente de la fachada principal del equipamiento cultural.

Durante la visita de obras, la presidenta Cladera ha señalado que «todos los mallorquines» ganarán con la reforma del teatro de Inca, realizada «con una sensibilidad arquitectónica especial». También ha garantizado que, una vez finalizadas las obras, formará parte de la red de teatros de Mallorca y que el Consell prestará su colaboración cultural.

Por su parte, el alcalde Moreno afirmó que el teatro «servirá para revitalizar la ciudad de Inca desde el punto de vista cultural, económico y social», además de «marcar el futuro» de la ciudad.