Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pollença tapa con arena la acumulación de aguas sucias en una playa del Moll

El alcalde asegura que eran aguas pluviales y que las actuaciones en los canales de desagüe «acatan» las instrucciones de Medio Ambiente

El agua estancada en la playa de Llenaire.

El agua estancada en la playa de Llenaire.

El pasado domingo volvieron a acumularse aguas sucias en la playa de Llenaire del Port de Pollença, un hecho que fue denunciado a través de las redes sociales por la nueva Associació de Defensa del Port de Pollença, que difundió una elocuente fotografía que mostraba un charco de aguas estancadas con espuma de color verdoso en uno de los canales de desagüe de las aguas pluviales sobre la playa, ubicado a pocos metros de un parque infantil.

Un día después, tras haberse viralizado la fotografía en las redes, el ayuntamiento de Pollença procedió a tapar el canal con arena con la ayuda de una máquina, una actuación que ha provocado críticas en el municipio y que algunos internautas han comparado con el hecho de esconder la basura debajo de la alfombra sin atajar el problema desde la base.

En este sentido, el alcalde de Pollença, Tomeu Cifre (Tots per Pollença), aseguró que el agua que ha sido tapada con la arena «no estaba contaminada» y añadió que todas las actuaciones que se llevan a cabo en la gestión de los canales de desagüe «acatan las instrucciones de la conselleria de Medio Ambiente», institución que, según Cifre, recomienda abrir las acequias para que en caso de lluvia el agua desemboque por su salida natural, si bien en este caso lo que hizo el Ayuntamiento fue tapar el canal. Cifre sostiene que las aguas que se apreciaban en la imagen «son pluviales», por lo que «no es necesario analizarlas».

El alcalde volvió a criticar las denuncias lanzadas públicamente por la citada entidad vecinal, constituida expresamente para luchar contra los problemas de contaminación de las aguas de la bahía pollencina. Ha sido la promotora de numerosas analíticas de las aguas marinas del Moll que han constatado presencia de partículas fecales. «En lugar de avisar al Ayuntamiento difunden el problema por las redes, no volveremos a convocarlos a las reuniones», reprochó.

Una máquina tapa la acequia con arena. ASDEPP

No obstante, no se ha vuelto a convocar una reunión a múltiples bandas como la celebrada a mediados de noviembre por iniciativa del sector hotelero con el objetivo de abordar esta grave problemática de forma transversal, con la participación de los diferentes agentes sociales.

El alcalde admite que no se ha producido ningún otro encuentro como el de noviembre, en el que se propusieron diversas actuaciones para paliar el problema, pero asegura que el Ayuntamiento no ha dejado de lado esta cuestión y está ejecutando diferentes obras de saneamiento encaminadas a reducir los problemas de contaminación que aparecen de forma frecuente en la localidad costera y que están documentados en diversos informes medioambientales elaborados por el propio Ayuntamiento.

En concreto, un informe del pasado mes de octubre admite que se han producido episodios de «vertidos y contaminación» de las aguas de baño «por avería o mal funcionamiento de la red de alcantarillado», si bien han sido «de corta duración y puntuales». El mismo documento señala que el diseño y el funcionamiento de la red de evacuación de aguas pluviales al mar «no facilita que las hipotéticas aguas contaminadas, bien por corrientes superficiales o bien por un mal uso de esta infraestructura, finalmente no acaben en el mar». El técnico que firma el informe avisa que evitar esta problemática, además de no ser fácil, es muy costoso.

Compartir el artículo

stats