Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | El efecto personal de la gestión municipal

Cuando un ayuntamiento centra el foco de la denuncia interna sobre uno de sus ediles significa que tiene un serio problema de gestión que repercute en negativo sobre el vecindario.

Ambas cosas parecen confluir ahora en la casa consistorial de Son Servera. La oposición en bloque fuerza un pleno para pedir cuentas a Ramon Reus, el regidor socialista que tiene a su cargo el departamento de Deportes, Participación Ciudadana y Comercio.

Le han pillado de fiesta con exceso de aforo y sin mascarilla, le reprochan mala gestión en el polideportivo y un bar furtivo en la pista de pádel.

La reprobación se hace a título personal por todos los miembros de la oposición. Algo así como un juicio sumarísimo.

Motivos aparte, y todo indica que los hay, hubiera sido más nítido analizar los hechos en corporación y después, si se da el caso, exigir responsabilidades personales. No al revés.

Compartir el artículo

stats