Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una laguna como hábitat de la fauna acuática

Este espacio en desuso de la depuradora de Ariany se ha recuperado para potenciar su biodiversidad en un proyecto en colaboración con WWF

Una laguna como hábitat de la fauna acuática.

Un hábitat de la fauna acuática. Con este objetivo, la Agència Balear de l’Aigua ha recuperado la laguna en desuso de la depuradora de Ariany en el marco del proyecto Aigua i Biodiversidad, que cuenta con el asesoramiento técnico de WWF. La finalidad es potenciar su biodiversidad.

La laguna de Ariany ocupa 6.500 metros cuadrados y antiguamente cumplía las funciones de balsa de evaporación e infiltración del agua depurada pero quedó seca cuando se construyó la nueva balsa de riego del municipio. Ahora, su recuperación permite compatibilizar el actual uso agrícola del agua depurada regenerada con el uso ambiental y posibilita la alimentación hídrica permanente de este espacio y la creación de un hábitat acuático de agua dulce. Así, varias especies de aves, así como de anfibios e invertebrados, se beneficiarán de esta actuación.

El conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, ha destacado la relevancia estratégica de este proyecto que «permitirá responder a las observaciones hechas por WWF en el inventario de zonas húmedas de Balears». El documento enmarcado en el proyecto MedIsWet detectó 358 zonas húmedas en el archipiélago y señalaba la necesidad de mejorar la capacidad de carga para la biodiversidad en zonas artificiales como balsas de riego, estanques de campos de golf y depuradoras.

28 estaciones

A partir de las conclusiones del informe, se emprendió el proyecto Aigua i Biodiversidad y se encargó un estudio, aún en fase de elaboración, que defina las medidas que permitan incrementar la capacidad de acogida para la biodiversidad acuática en las lagunas asociadas a las depuradoras. El estudio incluye 28 Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR). La previsión es implantar medidas de conservación en otros espacios como la laguna de Can Figuera en Binissalem o la de Son Navata en Felanitx. «Su buena salud es una garantía de la correcta gestión del ciclo del agua», remarca Mir.

Compartir el artículo

stats