Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ‘mestres d’aixa’ del Consell recuperan todos los barcos de madera que se abandonan

Con el proyecto Gàlibs almacenan sus plantillas, sus formas y sus historias para poder reproducir las naves en el futuro

La Balear, un símbolo
de la navegación a vela
en Mallorca. iker larburu

La Balear, un símbolo de la navegación a vela en Mallorca. iker larburu

Los mestres d’aixa, y más concretamente el taller de mestres d’aixa del Consell de Mallorca, tienen la responsabilidad de mantener para el futuro la flota tradicional y los barcos de madera que se han fabricado en los talleres de Mallorca. «El principal objetivo del taller de mestres d’aixa del Consell de Mallorca es velar por el mantenimiento del oficio», explica Bernat Oliver, que es técnico en patrimonio marítimo en la institución insular y uno de los responsables del taller público de mestres d’aixa.

Además de encargarse de las reparaciones que necesitan los barcos de madera con valores patrimoniales, «el taller se desplaza donde sea cuando detectamos embarcaciones de madera abandonadas o en mal estado y que puedan tener valor patrimonial. En ese caso lo que hacemos es parametrizarlas, es decir, sacamos las plantillas, y conservamos sus formas, la manera en que fueron construidas», añade el técnico en patrimonio marítimo, Bernat Oliver.

Los ‘mestres d’aixa’ del Consell recuperan todos los barcos de madera que se abandonan

Y de eso va el proyecto Gàlibs, que se ha puesto en marcha para «llegar a tiempo» y avanzarse a la «constante pérdida de embarcaciones tradicionales que se produce desde hace décadas», lamenta Bernat Oliver. En ese sentido, «con solo un paseo por el campo se pueden encontrar barcos bajo árboles o en los pinares, embarcaciones que se están pudriendo y que terminarán desapareciendo. Ante eso, no podemos salvar la barca pero sí sus formas», añade. Y es que a partir de la información que proporciona el nombre y la matrícula de cada embarcación, se puede acceder a la información oficial de cada barco. «Sabemos cuándo se hizo, quién lo construyó, dónde, para qué se usó... Lo que queremos es una base de datos con las embarcaciones que desgraciadamente ya no existen pero que podremos reproducir en el futuro porque las habremos parametrizado», concluye el técnico en patrimonio marítimo.

El proyecto Gàlibs consiste en eso pero además incluye visitas a la treintena de mestres d’aixa que están en activo en la isla para que puedan ceder sus plantillas al taller del Consell. «Muchos ya lo han hecho, otros tienen más objeciones pero empezamos a manejar mucha información; lo que nos interesa son sus plantillas, las que han utilizado para construir sus barcos y que han ido modificando. Queremos saber cómo entiende cada mestre sus barcos, queremos preservar la manera de construir en la isla», señala Bernat Oliver.

Actualmente en Mallorca continúan en activo unos treinta mestres d’aixa. Existen grandes estirpes que continúan trabajando y otros profesionales que se han formado en la antigua escuela de mestres d’aixa del Consell de Mallorca, que estuvo ubicada en el actual taller de Son Bonet, en Palma. 

Los ‘mestres d’aixa’ del Consell recuperan todos los barcos de madera que se abandonan

Taller de restauración

«Ahora somos cinco profesionales pero en el pasado fuimos una escuela taller. Durante cinco promociones, tuvimos diez alumnos en cursos de dos años pero eso se acabó y actualmente somos un taller de restauración de embarcaciones. Pero se están haciendo pasos para acoger alumnos de nuevo», explica Pep Florit, uno de les mestres d’aixa que trabaja en el taller del Consell. En ese sentido, el director insular de Medi Ambient, Josep Manchado, confiesa que existen «conversaciones muy iniciales» para recuperar la escuela y que actualmente «una persona a través de un convenio con el ayuntamiento de Palma acaba de empezar como aprendiz y junto a los seis profesionales que están haciendo su trabajo en el taller».

Pero de manera más inmediata, el Consell prevé «trasladar el taller y ubicarlo en el Moll Vell de Palma para que forme parte del Museu Marítim de Mallorca», concreta Manchado. «Asumiremos el mantenimiento de las embarcaciones que están expuestas y restauraremos nuevas piezas», añade el técnico en patrimonio marítimo, Bernat Oliver.

Los ‘mestres d’aixa’ del Consell recuperan todos los barcos de madera que se abandonan

Técnicas y barcos únicos

«Nosotros tocamos la madera, intentamos mantener la tradicionalidad utilizando leñas autóctonas y en tema de elementos de navegación como la vela latina, los mestres d’aixa somos los expertos. En los astilleros motorizan los barcos y nosotros utilizamos mucho más los aparejos de navegación a vela y dominamos las medidas que tienen que tener los mástiles, las antenas...», explica orgulloso el mestre d’aixa Pep Florit. Para él «es un gusto poder trabajar a pie de muelle, es maravilloso estar en contacto con pescadores y marineros porque es donde tocas la realidad del oficio y del sector», añade Florit.

Y es que solo con las técnicas ancestrales que manejan los mestres d’aixa fue posible iniciar una tarea tan gigantesca como restaurar y devolver al mar la barca del bou la Balear.

El taller aún restaura barcos con valores patrimoniales y que sean propiedad de asociaciones que promuevan las embarcaciones tradicionales y la navegación a vela. «Los miembros de las asociaciones también colaboran, las sacan del agua cada año, las rascan, las pintan y si necesitan que intervenga un mestre d’aixa, nosotros nos encargamos. Es una manera de tener barcos funcionales y en activo y nosotros aportamos nuestro conocimiento y nuestro trabajo para poner en valor las embarcaciones tradicionales y la navegación a vela latina», explica Pep Florit.

Los ‘mestres d’aixa’ del Consell recuperan todos los barcos de madera que se abandonan

Así, las grandes reparaciones no son cosa del pasado, «ahora el reto es recuperar la Valldemossa, un barco que estuvo a punto de ser hundido en el canal de Menorca pero lo salvó la gente y las asociaciones interesadas en mantener el patrimonio marítimo», recuerda el director insular de Medi Ambient, Josep Manchado. La Valldemossa ya está en Mallorca y uno de los retos del taller de mestres d’aixa es recuperarla; así como también recuperar otras que están almacenadas en las cuevas del Castell de Bellver. Se trata de mantener los barcos que tienen interés patrimonial y que son el reflejo de diferentes épocas históricas.

Pero en el taller de mestres d’aixa no dejan de lado la construcción de nuevos barcos. «Este año pondremos en marcha desde cero un gusi, una nueva embarcación y si se concreta un convenio con el Museu Marítim, trabajaremos también con ellos», explica el Pep Florit. «Se trata de velar por el oficio y desde el taller de mestres d’aixa tenemos la vista puesta en la elaboración de un manual de intervención en embarcaciones con valor patrimonial», añade el técnico Bernat Oliver.

«La idea es que haya barcos de madera que puedan navegar a vela en activo, así a través de diferentes asociaciones la gente se puede acercar al mar y cambia su perspectiva. En vez de mirar siempre desde la tierra hacia mar, desde un barco tradicional se puede mirar la tierra desde el mar. Y con las velas desplegadas seguro que todo irá un poco mejor...», concluye el mestre d’aixa Pep Florit.

Compartir el artículo

stats