Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pleno exige al alcalde de Binissalem que pague de su bolsillo una subvención

El Consell reclama la devolución de 14.600 euros de una ayuda porque el Ayuntamiento usó el dinero para otro fin diferente al proyecto

El pleno exige al alcalde  de Binissalem que pague  de su bolsillo una subvención

El pleno exige al alcalde de Binissalem que pague de su bolsillo una subvención

El pleno celebrado el lunes en Binissalem aprobó con los votos a favor de PSOE, Més y PP que sea el propio alcalde, Víctor Martí (UxB), quien ponga de su bolsillo los 14.597 euros que reclama el Consell de Mallorca al Ayuntamiento. Hace unas semanas, la entidad insular informaba al Consistorio que debía devolver dicha cantidad al no haber hecho un uso correcto de una subvención que le había sido concedida.

Los 20.754 euros que le fueron concedidos debían ir destinados a la mejora de la iluminación de tres calles del municipio con sistema LED, pero el Ayuntamiento utilizó parte de ese dinero para instalar 21 nuevos puntos de luz, lo cual no se ajustaba a la línea establecida por la subvención. Una controvertida situación que acabaría siendo protagonista en el primer pleno del nuevo año después que el PSOE local presentara una propuesta a través de la cual se exigía al alcalde que sea él mismo quien pague la cantidad reclamada por el Consell.

La portavoz socialista, Pepa Ramis, arremetió contra Martí afirmando que había mentido y estafado a la entidad insular al hacer un mal uso del dinero público. Ramis argumentó su propuesta enumerando una serie de puntos entre los cuales se insta a reprobar la actuación del alcalde y a exigirle responsabilidad contable, además de ingresar la mencionada cantidad de dinero en las arcas municipales. Según la moción, Martí dispone de un plazo de tres meses y, en caso de retraso, se le insta a retener su nómina. Además, también propone que se compruebe que va pagando lo reclamado, que presente un informe sobre el tema en el próximo pleno y que rinda cuentas sobre el caso en la oficina Anticorrupción. Toda la oposición votó a favor de la propuesta, que fue aprobada con los únicos en contra de los cinco ediles de UxB.

Días antes de la sesión plenaria, el alcalde afirmó que se trataba de un error técnico al reconocer que, desde el equipo de gobierno, se debería haber emitido un comunicado al Consell indicando que, con la subvención concedida, también se llevaría a cabo la instalación de nuevos puntos de luz en algunas calles del pueblo, además de las mejoras que figuraban en el proyecto.

Martí se mostró muy crítico con la actuación del regidor socialista Pep Maria Pons, de quien dijo que había tenido muy mala intención en la denuncia que interpuso en su momento, haciendo uso de sus influencias políticas en la entidad insular para que, al final, «quien acabe saliendo perjudicado sea el Ayuntamiento y el propio pueblo».

Compartir el artículo

stats