Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La caída de ingresos fiscales por la crisis en Calvià llega hasta el 35%

El gobierno local aprobará en enero unos presupuestos de «contención» por la bajada recaudatoria, con el objetivo de ampliarlos después con la incorporación de los remanentes

El alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez Badal (PSOE), en la sede consistorial.

El alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez Badal (PSOE), en la sede consistorial.

El gobierno local de Calvià (PSOE y la coalición Podem-Més) da en estos días los últimos retoques al presupuesto de 2021, uno de los mayores rompecabezas económicos de la era democrática a causa del tsunami económico de la pandemia.

En declaraciones a este diario, el alcalde Alfonso Rodríguez Badal (PSOE) asegura que las cuentas que se someterán a votación en el pleno -donde goza de una mayoría cómoda- durante la primera quincena de enero serán, inicialmente, de «contención». Las cuentas aprobadas para 2020, antes de la era covid, ascendieron a 100,8 millones.

La caída de ingresos fiscales de este año ha condicionado sobremanera la elaboración del nuevo presupuesto, desde el momento en que se han producido caídas de hasta el 35% en la recaudación de algunos impuestos, como el de Construcciones, Instalaciones y Obras (en cifras absolutas, dos millones de euros).

El dato lo aporta el propio alcalde para contextualizar la realidad económica de un 2020, en que, además, los ingresos por plusvalías se han reducido en un 30% (unos cuatro millones de euros); los de licencias urbanísticas han caído un 20% (un millón), mientras que, por el IBI, se ha dejado de recaudar en torno al millón de euros por el aplazamiento del pago del sector productivo.

Con todo, aunque el presupuesto que se aprobará inicialmente en enero no será nada expansivo, la previsión del gobierno local es aumentarlo a partir de la primavera, cuando se haga la liquidación definitiva de 2020 y se puedan incorporar los remanentes de tesorería -es decir, dinero de la hucha municipal- gracias a la flexibilización de la conocida como Ley Montoro.

«Habrá crecimiento»

«Ahora, el presupuesto inicial será de contención, pero sabemos que, a partir de primeros de abril, podremos incorporar remanentes de tesorería que permitirán una serie de inversiones y líneas de ayudas a partir de ese mes. La incorporación de remanentes nos permitirá compensar estas caídas de ingresos», manifiesta.

Rodríguez Badal marca los grandes ejes que guiarán las cuentas de 2021, en los que primará el acento social. Según explica, aumentarán las partidas para desarrollo social, que incluyen las ayudas de urgente necesidad que ya se han dado en 2020.

Apunta el alcalde que se incrementarán asimismo las subvenciones para el alquiler de vivienda habitual, incluida la línea extraordinaria lanzada este año con motivo de la covid.

El ayuntamiento de Calvià, enfatiza Rodríguez Badal, mantendrá el año que viene medidas de exención fiscal para el maltrecho sector de la hostelería. Así, anuncia que se alargará la bonificación del 100% por ocupación de terrazas hasta el 30 de junio. «Si después la economía necesita más bonificación, haremos como en 2020 y ampliaremos el plazo», dice. El alcalde afirma que las arcas municipales tienen el suficiente «colchón» para que los vecinos de Calvià «tengan los recursos que necesitan», si bien subraya la necesidad de que la actividad económica «se recupere».

Compartir el artículo

stats