Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

El provecho de saber compartir a tiempo

Hay épocas en las que la solidaridad tiene un significado y un mérito especialmente importante. La actual es, sin duda, una de ellas, por causas de sobra conocidas y padecidas por muchos.

Lo que se cuenta en esta página del trabajo realizado por Cáritas de las parroquias de la zona costera del Llevant, en colaboración con otras entidades sin ánimo de lucro, tiene un mérito especial. Hay causas objetivas para el desánimo, después de una temporada turística bajo mínimos y unos trabajadores en paro y que deberían tener comprensible actitud de ahorro y acaparamiento doméstico. Sin embargo, aún con tantas adversidades, saben hacer también despensa para los demás, para quienes lo tienen peor para afrontar lo esencial. Es la generosidad y la solidaridad llevada a la práctica, sea desde el compromiso cristiano o el mero sentido humanitario.

El hecho de que hoteles y restaurantes que no han podido despachar sus productos hayan decidido aportarlos para estas causas solidarias, significa que el mundo empresarial también puede ir mucho más allá de los números y la cuenta de resultados meramente económicos. Hay vida sana tras el letargo invernal de la costa del Llevant castigada este año más que nunca.

Compartir el artículo

stats