Un año después de que las obras tuvieran que detenerse repentinamente, el ayuntamiento de Sóller dio ayer el primer paso para reactivar la reforma del teatro Defensora Sollerense. La junta local de gobierno acordó sacar a licitación la segunda fase del proyecto que supondrá una inversión de 593.000 euros en el viejo teatro de la calle de Real.

La licitación del proyecto pone punto y final a un año de incertidumbres que rodeaban el futuro de la reforma de un edificio que, actualmente, tiene un tramo del tejado al descubierto.

La falta de un futuro claro fue fruto de los numerosos obstáculos técnicos que ha topado en su camino la reforma del Defensora, que ha supuesto tener que modificar la calendarización de la reforma, introducir cambios en las partidas económicas para actualizar los precios y, también, incluir en la segunda fase los trabajos que no pudieron terminarse en la primera.

El primer tramo de las obras se tuvo que suspender el 20 de diciembre del año pasado después de agotarse el plazo legal para ejecutarlas.

Por ello, una parte de la cubierta que se había destapado para construir una terraza quedó sin hacer, por lo que durante todo este año la lluvia ha accedido en el interior del equipamiento cultural. La situación de parálisis en la ejecución del proyecto ha suscitado numerosas críticas a lo largo de este año.

La situación de parálisis del proyecto ha suscitado numerosas críticas a lo largo de este año

Medio millón de euros

La financiación de la obra provendrá principalmente del Govern, que aporta medio millón de euros en la segunda fase. El resto saldrá de recursos municipales. El alcalde de Sóller, Carlos Simarro, aseguró que «finalmente la reforma del Defensora tendrá continuidad después de todas las complicaciones que hemos encontrado» y calculó que «si todo va bien, posiblemente entre febrero y marzo los trabajos se podrán retomar».