Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘dimoni’ del virus contra Sant Antoni

El ayuntamiento de Capdepera y la Obreria comunican la suspensión de la fiesta por la «triste y dolorosa» situación sanitaria, sumándose de esta manera a una larga lista de localidades donde también se han anulado las celebraciones

Los ‘dimonis’ en Capdepera, en las fiestas de Sant Antoni del año pasado. BIEL CAPÓ

Desde tiempos inmemoriales, Sant Antoni, contra viento y marea, resiste las embestidas del demonio y de ello han dado testimonio año tras año las arraigadas celebraciones en Mallorca, sobre todo en la comarca del Llevant. Los foguerons, las comidas con amigos y familiares, la fiesta, los actos litúrgicos servían para ahuyentar a los dimonis, siempre revoltosos.

En 2021, sin embargo, este virus del dimoni, como le llaman algunos, interrumpirá esta tradición ancestral, dejándola reducida, como mucho, a actos de pequeño formato o retransmitidos por redes sociales para que los vecinos puedan seguirlos desde sus casas.

Municipios como Manacor, sa Pobla, Pollença, Son Servera y Artà han comunicado también la anulación

decoration

En una cascada de anuncios, en los últimos días diversos ayuntamientos de la isla han informado de la suspensión de los actos por Sant Antoni. El último en hacerlo ha sido el de Capdepera, que, junto con la Obreria de Sant Antoni, comunicó ayer la anulación de los festejos «por las restricciones de movilidad y reuniones a las que obliga el repunte de casos en la Comunidad».

En una carta firmada por ambas instituciones, lamentan la «triste y dolorosa situación que provoca la suspensión de los actos más tradicionales de nuestro municipio», al tiempo que imploran a Sant Antoni que «todo este año no sólo vele por los animales y la agricultura, sino también que luche contra el dimoni del coronavirus para doblegarlo».

Reunión del Ayuntamiento ‘gabellí’ y la Obreria. Biel Capó

El alcalde de Capdepera, Rafel Fernández, y la regidora de Fiestas, Carmen Corraliza, coincidieron en señalar: «La situación de extrema gravedad que estamos viviendo en estos momentos con un aumento importante de casos de la covid en nuestra Comunidad hace que la responsabilidad vaya por delante de las ganas de fiesta». En parecidos términos se expresaron desde la Obreria de Sant Antoni. Su presidente, Kiko Melis, manifestó ayer: «Esta ha sido la decisión más triste y mala de tomar que he tenido que afrontar desde que soy presidente de la entidad». Sin embargo, defendió la necesidad de adoptar esta dura decisión «por el bien colectivo». Con el anuncio de Capdepera, ya son varios los municipios que han comunicado la suspensión de las fiestas, como Manacor, sa Pobla, Pollença, Son Servera y Artà, localidades que viven cada año con fervor las fiestas de Sant Antoni.

Edición de 2022

En línea con otros consistorios, desde el Ayuntamiento gabellí se invitó a los vecinos a celebrar Sant Antoni «desde sus casas» y con respeto a las normas que marca la actual crisis sanitaria. Y les alienta a «a coger fuerzas para la futura celebración de 2022, que seguro que será recordada durante muchos años», en un claro mensaje de que, como siempre ha sucedido, Sant Antoni se acabará imponiendo sobre el dimoni, aunque ahora venga en forma de microscópico virus.

Compartir el artículo

stats