Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | Gratificación y agravio comparativo del dinero

Un coche de la Policía Local frente al cuartel de Sineu.

Un coche de la Policía Local frente al cuartel de Sineu. alex duran

La tentación de arreglarlo todo con dinero es perenne, pero el vil metal es un mal instrumento porque en demasiadas ocasiones acaba destruyendo por un lado lo que pretende reparar por el otro. Eso, cuando no estropea por completo ambos extremos. Además, tampoco sirve como único elemento de referencia.

Es evidente que la problemática que afecta a la Policía Local de muchos municipios de Mallorca no es solo pecuniaria. Es, sobre todo, cuestión de medios, eficacia, profesionalidad, impermeabilidad política y tacto humano. En Sineu, uno de los lugares punteros en conflictos en órbita policial, el Ayuntamiento pretende reparar la falta de suplencia para bajas con un plus de 200 euros, lo cual ha actualizado rencillas anteriores en el seno de la corporación.

Y han surgido los agravios comparativos con respecto a otros funcionarios. El asunto está enquistado hasta el punto de no invitar a la estabilidad que busca el alcalde y mantiene a los agentes como arma política arrojadiza en vez de ser cuerpo de consenso y confianza, tanto para la corporación en pleno como para el vecindario.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats