El municipio de sa Pobla está en una situación límite, con una incidencia acumulada de 712 casos de coronavirus por 100.000 habitantes en los últimos catorce días y una tasa de positividad del 14,55 por ciento a siete días, unos datos que prácticamente multiplican por tres los registrados en el conjunto de Balears, con 200 casos por cien mil habitantes y un 4,82% de tasa de positividad acumulada. En las últimas dos semanas se han detectado en sa Pobla 96 nuevos casos, 55 de ellos en los últimos siete días.

Por este motivo, la conselleria de Salud informó ayer al ayuntamiento de sa Pobla en una reunión celebrada en el salón de plenos municipal que a partir del domingo se llevará a cabo un cribado con test de antígenos a los habitantes de sa Pobla de entre 16 y 59 años, que son unas 7.300 personas. Será el primer cribado con antígenos que se practicará en Balears, ya que «están indicados cuando la incidencia de covid-19 en un territorio acotado es elevada, como es el caso de sa Pobla».

La Conselleria no tiene intención, por ahora, de decretar el confinamiento perimetral del municipio pobler a pesar de que la incidencia actual es muy superior a la registrada en la ciudad de Manacor (458 casos por 100.000 habitantes) cuando el Govern decidió aplicar el cierre, vigente durante casi cuatro semanas. 

Los test se realizarán el domingo y están dirigidos a la población de entre 16 y 59 años, la franja más afectada

En este sentido, el alcalde de sa Pobla, Llorenç Gelabert, explicó ayer que «en ningún momento» se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de confinar la localidad. «La consellera ha dicho que si los test de antígenos no funcionan se tomarán medidas más drásticas», entre ellas el posible cierre.

Gelabert califica de «reto» el cribado de antígenos porque es «novedoso». En principio se llevará a cabo de domingo a miércoles entre las 9 y las 18 horas en unos espacios que el Ayuntamiento habilitará. La institución baraja diversos edificios municipales y aparcamientos en los que instalará carpas y zonas de espera, además de contratar seguridad privada. 

Los tests de antígenos tienen la particularidad de ser rápidos, ya que «en quince minutos se sabrá el resultado», según apunta el alcalde. A los casos positivos se les hará una prueba PCR para confirmar el diagnóstico. El objetivo es detectar asintomáticos y supercontagiadores.

Te puede interesar:

Imagen de la desinfección de espacios públicos que realiza el Consistorio de forma periódica.