Un dentista alemán que dirige una clínica dental en Andratx ha sido condenado y deberá responder económicamente por los daños que le ocasionó a una paciente, a la que provocó lesiones graves en la dentadura. El médico tendrá que indemnizar con la cantidad de 106.310 euros por los daños ocasionados, si bien de esta cantidad responderá la compañía de seguros que había contratado una póliza con el facultativo. La sentencia, que ha sido recurrida, la ha dictado el juzgado de primera instancia número 9 de Palma, que estima la demanda que presentó y defendió el letrado Miquel Forteza Rey.

Los hechos se sitúan en el año 2013. La paciente, que en ese momento tenía 57 años de edad, acudió a la clínica dental, con la idea de cambiar los dientes inferiores y colocarse fundas. Sin embargo, el médico le recomendó una rehabilitación más completa de ambos maxilares, propuesta que la paciente aceptó.

La primera fase del tratamiento consistió en la extracción completa de dos piezas dentales a la mujer. En el proceso de extracción le provocó una lesión del hueso y también le afectó a la zona maxilar. Siguiendo con el tratamiento el dentista alemán procedió a extraerle a la mujer dos implantes que llevaba en la dentadura. Le fracturó ambos implantes y le colocó una prótesis provisional.

Estas intervenciones ocasionaron graves problemas en la mujer, que tuvo dolor y dificultad para poder masticar, además de otras lesiones. Al perder la confianza en el dentista decidió no acudir más a la clínica dental. Decidió que demandaría al médico por la gravedad de las lesiones que le había ocasionado en la dentadura, al destrozarle, entre otras cosas, los implantes que llevaba.

El abogado Miquel Forteza Rey aportó junto a la demanda el informe de dos peritos y ambos técnicos denunciaban los graves errores cometidos en el tratamiento de esta mujer.

Así, la juez establece para justificar la condena que no existe ningún consentimiento informado, por el que debía informar a la mujer de los riesgos del tratamiento. También aprecia que la historia clínica de la paciente es insuficiente y no recoge las actuaciones que realizó.

No justificada

Entrando a analizar el tratamiento, la juez concluye que no estaba justificada la extracción de los implantes sin haber planteado un tratamiento alternativo más conservador. Aprecia también deficiencias en el diagnóstico y en la planificación del tratamiento, puesto que no le realizó las pruebas médicas que se debían hacer para este tipo de lesiones.

También aprecia una mala técnica y un uso de un instrumental inadecuado para la extracción de las muelas y de los implantes, y que en ningún momento le planteó una solución inmediata a las lesiones que padecía la paciente.