El ayuntamiento de Pollença anunció ayer que ha concedido la licencia de reforma del hotel Formentor a los “futuros compradores” del emblemático establecimiento. Actualmente, el hotel sigue siendo propiedad del grupo Barceló, pero todo indica que en los próximos meses podría materializarse la compraventa del histórico hotel a una sociedad cuyo nombre todavía no ha trascendido, aunque en diversas ocasiones se ha apuntado que podría tratarse del grupo norteamericano Four Seasons, que ya estuvo interesado en la adquisición del Formentor en la pasada década.

El consistorio pollencí explicó ayer que la licencia de obra para reformar el edificio turístico fue solicitada «hace un tiempo al Ayuntamiento por los futuros compradores del hotel, representados por Formentor Bay S. L.», con sede en Barcelona.

«Los posibles compradores solicitaron la licencia para poder reformar el cuerpo principal del hotel, es decir, el edificio más emblemático del recinto, aunque todavía no se ha efectuado la citada compraventa», apuntó ayer el alcalde de Pollença, Tomeu Cifre, según la nota de prensa remitida por la institución municipal. La reforma tendrá un plazo de ejecución de dos años y se calcula que los nuevos propietarios realizarán una inversión aproximada de más de veinte millones de euros.

Antes de dar el visto bueno al proyecto «básico» de reforma del hotel Formentor, el ayuntamiento pollencí «estudió a fondo el proyecto, valorando todos los aspectos medioambientales y paisajísticos, ya que está ubicado en un entorno muy sensible», añadió el regidor Cifre.

El Consistorio señala que el proyecto supondrá “un gran impulso para el municipio” porque permitirá «consolidar la imagen de un destino turístico privilegiado y de calidad».

Además, el Ayuntamiento destaca que con el acuerdo alcanzado con los futuros compradores, la institución municipal «se asegura la cesión gratuita de los viales y de las zonas verdes adyacentes, que son titularidad de la empresa Inmobiliaria Formentor (vinculada al grupo Barceló), propietaria a la vez del inmueble».

El alcalde Cifre añadió al respecto que la reforma del hotel Formentor era una intervención «muy esperada» y que ahora «hay un grupo inversor que tiene previsto sacarla adelante». Asimismo, aseguró que por parte del Consistorio «esperamos que se haga con la mayor diligencia posible y que se salvaguarden los derechos de los trabajadores, muchos de ellos de Pollença, y que puedan tener las garantías de que el día de mañana podrán seguir trabajando en el establecimiento turístico».

El grupo Barceló ya intentó ampliar y reformar el hotel hace más de una década. Actualmente, la ampliación está descartada porque la justicia anuló el planeamiento especial de Formentor.