El ayuntamiento de Inca ha desarrollado el Plan de Acción para la Energía Sostenible y el Clima, cuya aprobación estaba prevista en el pleno de anoche. La finalidad es formalizar el compromiso del municipio en la reducción de las emisiones de gases que potencian el efecto invernadero, el aumento de la producción de energía a partir de fuentes renovables y el incremento de la eficiencia energética. En este sentido, el regidor Gori Ferrà explica que entre 2005 y 2017 las emisiones en Inca «han experimentado una reducción del diez por ciento».