Ante la crisis económica causada por la pandemia, más inversión pública. Bajo esta premisa, la presidenta del Consell, Catalina Cladera, anunció ayer una inyección de 33,3 millones en inversiones municipales, que se financiarán a partes iguales entre institución insular, Govern y ayuntamientos. Esas actuaciones se centrarán en proyectos que apuesten por la sostenibilidad y la «eficiencia urbana».

El objetivo, reactivar la economía local en estos tiempos de dificultades. La convocatoria de los proyectos se simplificará para agilizar la tramitación.

«Es un pacto que, conjuntamente con nuestro plan de reactivación social y económica Mallorca Reacciona, hace de palanca inversora desde las instituciones públicas para dar una respuesta conjunta, coordinada y contundente a los efectos de la pandemia», manifestó Cladera, durante la rueda de prensa de ayer en la sede del Consell de Mallorca.

«Este proyecto nace de la necesidad de inversión pública para reactivar la economía en estos momentos complicados. Pero lo hacemos con los esfuerzos orientados hacia un cambio de modelo sostenible. Estos 33,3 millones de euros llegarán a pequeñas empresas de Mallorca , sobre todo vinculadas al sector de la construcción y permitirán ejecutar proyectos que mejoren la eficiencia energética, la gestión del agua, la eliminación de barreras arquitectónicas y la movilidad sostenible», señaló, por su parte, el conseller de Movilidad y Vivienda, Marc Pons. Las actuaciones subvencionables deberán adecuarse a los ejes sobre los que gira esta convocatoria, que son la mejora de la eficiencia energética en espacios y edificios públicos, la mejora del ciclo del agua y la reducción de fugas en la red; el fomento de la accesibilidad; la mejora de espacios urbanos y la movilidad sostenible.

En este sentido, desde el Consell de Mallorca se informó de que en estas categorías se inscribirían proyectos como la creación de carriles bici, actuaciones de esponjamiento, la implantación de energías renovables en edificios municipales o la creación de parques y jardines.

Según detalló Cladera en su comparecencia ante los medios, cada ayuntamiento podrá presentar un máximo de ocho actuaciones. Los proyectos deben tener un importe mínimo de 15.000 euros.

Como novedad, cabe apuntar que esta convocatoria ya incluye una nueva cláusula que afecta a los proyectos que contemplen intervenciones en marges o en pedra en sec. De esta forma, como ya anunció el Consell hace unas semanas, «será obligatorio certificar que las obras que afectan a estos elementos específicos se han realizado bajo la supervisión de un maestro artesano en ‘paret seca».

Cladera confía en la aportación municipal

La presidenta del Consell, Catalina Cladera, explicó que esta convocatoria de 33,3 millones de euros en ayudas se suma al POS, dotado con 20 millones, y a la convocatoria ligada al clima (PAESC), por 3,5 millones. Cladera confió en que, con la relajación de las reglas fiscales y la posibilidad del uso de remanentes, los municipios puedan aportar la parte que les corresponde: 11,1 millones.