Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guardia Civil investiga los vertidos fecales del Port ‘pollencí’

El Seprona actúa de oficio y pide toda la documentación a la asociación vecinal que ha realizado diversas analíticas en diferentes puntos del puerto

Varios niños juegan junto a una de las zanjas de la playa de Llenaire que, según los vecinos, podrían verter aguas fecales al mar.

Varios niños juegan junto a una de las zanjas de la playa de Llenaire que, según los vecinos, podrían verter aguas fecales al mar.

La problemática de contaminación fecal del mar en el Port de Pollença ha suscitado el interés de la Guardia Civil, que ha solicitado toda la documentación disponible al respecto con el objetivo de investigar las posibles causas de los vertidos que de forma frecuente se producen en diferentes puntos del núcleo costero y que provocan una gran preocupación entre vecinos, comerciantes y hoteleros del Moll.

El Seprona ha decidido investigar el caso de oficio, sin que se haya presentado ninguna denuncia al respecto, y el pasado 13 de octubre remitió una instancia a la Associació per a la Defensa del Port de Pollença, colectivo creado recientemente con el objetivo de luchar contra la contaminación marina en el Moll, en la que reclama «toda la información que posea en relación a los supuestos vertidos de aguas fecales que se pudieran estar produciendo de manera puntual en diferentes puntos del paseo marítimo del Port de Pollença».

El Seprona expresa su interés especial por las ubicaciones de los vertidos detectados y sus fechas, además de los resultados de las analíticas practicadas y «las posibles gestiones practicadas que pudieran aportar datos relevantes sobre el origen o las causas de los vertidos».

Desde hace varios meses, el citado colectivo se dedica a recoger muestras de agua en los puntos del puerto donde se detecta un posible vertido. Hasta la fecha, todos los análisis realizados por un laboratorio de biología aplicada con sede en Palma han arrojado resultados alarmantes que indican contaminación fecal, si bien desde el ayuntamiento de Pollença cuestionan estos datos y aseguran que los análisis realizados tanto por el Consistorio como por el Govern han sido positivos.

Los últimos análisis de la asociación vecinal se realizaron el pasado 1 de noviembre en el Passeig Voramar y han vuelto a constatar la presencia de partículas fecales que se abocarían al mar. Fuentes de la asociación vecinal aseguran que «los vertidos en los emisarios de la playa de Llenaire son constantes: ha habido cuatro confirmados en los últimos dos meses».

El pasado 8 de octubre, miembros del colectivo se reunieron con el alcalde de Pollença, Tomeu Cifre, para explicar la problemática y reclamar que se lleve a cabo el plan de saneamiento integral aprobado en el pleno a instancias de la oposición. No obstante, lamentan que la respuesta municipal fue negativa. «Nos dicen que se parchearán los problemas que van surgiendo pero nos dan un no al saneamiento integral», aseguran. Además, señalan que las diversas analíticas negativas que se han enviado al Ayuntamiento no han obtenido respuesta.

Ante esta situación, la asociación decidió el pasado 3 de noviembre enviar una carta a todos los partidos con representación municipal en la que instan a acordar un gran pacto municipal por el agua de la Badia de Pollença. En la misiva, el colectivo reitera que los análisis realizados por «una entidad de reconocida solvencia» han arrojado resultados «sonrojantes» y lamenta que la clase política del municipio ha «mantenido una actitud distante» hacia la problemática.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats