Un equipo de expertos arqueólogos y restauradores trabaja actualmente junto a personal del Institut Balear de la Natura (Ibanat) en las tareas de documentación, consolidación de estructuras y excavación del yacimiento arqueológico de Es Figueral, ubicado en la finca pública de Son Real (Santa Margalida). Una actuación que, según el director general de Espacios Naturales y Biodiversidad, Llorenç Mas, permitirá «aumentar de forma significativa el valor histórico del conjunto como punto de interés patrimonial y cultural, de cara a su divulgación y apertura a las visitas». El propio Mas ha visitado este miércoles las tareas que se ejecutan en el yacimiento junto al gerente del Ibanat, Joan Ramon.

La intervención cuenta con un presupuesto de 14.261 euros y un plazo aproximado de tres semanas. El gerente del Ibanat explica que entre las actuaciones previstas destacan la consolidación de las estructuras excavadas; la supervisión, valoración y puesta al día de antiguas consolidaciones realizadas en los años 70 y la excavación puntual para la posterior consolidación de los muros que estén en mal estado o presenten conexiones «poco claras».

En una segunda fase, se actualizará la documentación planimétrica y se excavarán los reductos sedimentarios que no salieron a la luz en los años 60. «Esto permitirá aumentar de forma significativa el caudal de información concreta sobre el yacimiento», añade Joan Ramon.

El yacimiento de Es Figueral de Son Real fue descubierto durante las obras de construcción de la carretera de Alcúdia a Artà. Fue excavado en el año 1965 por Guillem Rosselló Bordoy y Joan Camps Coll. Consiste en un conjunto monumental formado por seis construcciones similares a las navetas, con un monumento central situado sobre un pequeño montículo. Esta estructura, de perfil escalonado, es de planta triangular y acoge una cámara en su punto más elevado.

Según explica el Govern, la cronología del conjunto se ha establecido entre el final de la edad de bronce y la primera edad de hierro, que coincide con la cultura talayótica. No obstante, también se ha documentado una ocupación islámica en el yacimiento, cuyas estructuras se componen de piedras trabajadas mayoritariamente de origen calcáreo.

El yacimiento forma parte del recorrido arqueológico de la finca pública de Son Real y actualmente es muy accesible. Desde el punto de vista arqueológico, destaca por ser un asentamiento de transición entre la cultura de las navetas y de los talayots que agrupa diversas navetas alrededor de un monumento central. 

El de Es Figueral es el segundo yacimiento más antiguo excavado en la zona tras el dolmen inacabado de Son Real.