En una comisión celebrada el lunes, el ayuntamiento de Inca aprobó la puesta a disposición de la Agència Balear de l’Aigua i la Qualitat Ambiental (Abaqua) de los terrenos necesarios para la ampliación de la estación depuradora del municipio, una decisión que deberá ratificarse en la sesion plenaria de este jueves.

El Consistorio cederá a la agencia dependiente del Govern dos parcelas que tienen una superficie total de 6.578 metros cuadrados para que Abaqua pueda llevar a cabo las obras de reforma y ampliación de las instalaciones con el objetivo de que puedan «garantizar un correcto servicio a la población ‘inquera’».

La reforma permitirá duplicar el caudal de la depuradora, que entró en funcionamiento en el año 1970 y ha quedado obsoleta para la población actual del municipio. Actualmente, la infraestructura asume un volumen de 4.410 metros cúbicos diarios, lo que equivale a una población de 25.725 personas, cuando el censo actual de Inca es de 33.000 personas. Una vez ejecutada la reforma, la depuradora estará capacitada para tratar un volumen de hasta 10.000 metros cúbicos diarios.