El pleno del ayuntamiento de Santanyí ha dado luz verde por unanimidad a la bajada de un 2% del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Así, con esta modificación el tipo aplicable para los inmuebles urbanos queda en el 0,671%. La regidora de Economía y Hacienda, Maria Monserrat, ha calculado en 210.000 euros la cuantía que dejarán de ingresar las arcas municipales con esta modificación. «El equipo de gobierno está trabajando para que el presupuesto de 2021 se adapte a la situación derivada de la pandemia», dejó claro Monserrat que aseguró que la bajada se ha calculado en función de los gastos obligatorios para el funcionamiento del Ayuntamiento. «No podemos bajarlo más», insistió Monserrat. «Si el año que viene podemos bajar un 10, lo bajaremos», intervino la alcaldesa Maria Pons ante las preguntas de Jaume Amengual de SUMA. También se ha modificado la tarifa de expedición de células y certificados urbanísticos que pasan de 12,50 a 20 euros mientras que las células pasan de 12,50 a 40 euros.

En el transcurso del pleno, el equipo de gobierno dejó claro su compromiso con la ciudadanía y el tejido empresarial del municipio. Así se confirmó la creación de una línea de ayudas de más de un millón de euros para autónomos, pymes, hoteles y alquileres turísticos. «Se ha preparado un documento marco que refleje cuáles son los requisitos para poder percibir esta ayuda, además de las obligaciones de los beneficiarios», avanzó Pons que detalló que uno de los requisitos será haber tenido unas pérdidas del 45%.

El Ayuntamiento quiere que quienes reciban estas ayudas, garanticen su actividad como mínimo durante 2021. Las cantidades rondarían entre los 2.000 y los 10.000 euros en función del número de trabajadores. También se ha anunciado que están estudiando otras ayudas para las familias para que los niños y niñas puedan continuar con sus actividades deportivas.