Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una planta potabilizadora suministrará agua a 750 viviendas de Manacor

Se trata de una planta piloto que empezará a funcionar en junio del próximo año Es un paso «muy importante» para solucionar «un déficit histórico», señalan

Nadal, Capó, Oliver y Grimalt, ayer en la presentación.

Nadal, Capó, Oliver y Grimalt, ayer en la presentación.

Manacor da «un paso muy importante» para poner fin a un «déficit histórico». Y es que este miércoles sale a licitación la planta potabilizadora piloto que suministrará agua potable a 750 viviendas en verano de 2021. Ubicada en Es Serralt, es una planta «innovadora» de tratamiento de aguas que estará adjudicada en marzo y empezará a funcionar en junio.

«Es un paso muy importante para Manacor. No es el paso definitivo pero sí el primero para que la ciudad pueda disponer de agua potable en este mandato. La mala calidad del agua es un déficit histórico pero ya vemos la luz al final del túnel», aseguró el primer edil, Miquel Oliver.

La planta funcionará por filtración de membranas, una técnica que permitirá solucionar el exceso de nitratos y cal. Tendrá una capacidad de tratamiento de 600 metros cúbicos diarios. La SAM ha elegido esta innovadora tecnología porque considera que «es la más eficiente» para resolver el problema que tiene Manacor con el tema del agua de una forma sostenible tanto económica como medioambientalmente. El consumo eléctrico será de 300 kw/día. «En comparación, una desaladora consume seis o siete veces más, y gracias a las placas solares de los depósitos del Serralt, el coste eléctrico se reducirá mucho», determinó la presidenta de la SAM, Cristina Capó.

Debido a la innovación de la propuesta, el primer paso ha sido una planta potabilizadora piloto con una capacidad reducida con el fin de analizar el funcionamiento, evaluar costes y optimizar el proceso «antes de hacer una inversión millonaria a ciegas». Una vez que la planta piloto funcione adecuadamente (se calcula que será en verano), se aprovechará la producción para suministrar agua de forma experimental a los barrios próximos a la planta. Se calcula que serán unas 750 viviendas. Así, esta planta piloto de capacidad reducida será sustituida, una vez se haya comprobado la tecnología, por la definitiva con capacidad suficiente para suministrar agua de calidad a toda la ciudad. Así la planta definitiva se licitará a finales de 2021.

La construcción de la planta potabilizadora piloto tendrá un coste de 350.000 euros. Además, el Ayuntamiento ha avanzado que una vez que la general entre en funcionamiento, la piloto será desconectada, trasladada y montada por la SAM a Cala Murada, donde proporcionará agua potable a toda la zona costera.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats