Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los artesanos lanzan un grito de socorro ante la falta de ferias y mercados

Las dificultades que se avecinan en la organización de los puestos típicos de Navidad se añaden a la caída de las ventas en verano

Una imagen del taller de Karina Capatto.

Una imagen del taller de Karina Capatto.

“La mayoría de nosotros vivimos de los mercadillos y las ferias que se montan desde la primavera hasta las fiestas de Navidad; este año nos cerraron la temporada en marzo, cuando celebramos la Fira del Fang y desde entonces no nos hemos recuperado”, explica la presidenta del Gremi d’Artesans, la ceramista y joyera Maria Oliver. “He recorrido Balears, la península y parte del extranjero haciendo fires, son experiencias muy alegres, conoces vendedores y compradores, les enseñas esos productos que tanto amas y haces amigos, pero este año esa magia se ha apagado”, lamenta la presidenta de los artesanos.

“Algunos de mis compañeros se plantean cerrar sus talleres, al menos de forma temporal”, confiesa la artesana del vidrio Fina Seguí, que es la vicepresidenta del Gremi d’Artesans. “Llevo más de 40 años vendiendo en la calle, he estado en todas las grandes fires de Mallorca y nunca pensé que fuera posible una situación como la actual”, añade Seguí. “Nos hemos quedado sin ferias de Llucmajor, sin Dijous Bo, sin Capdepera, se ha suspendido todo y estamos negociando con diferentes consistorios lo que puede pasar con los mercadillos navideños”, explica la artesana textil, Maite Romero.

Los artesanos lanzan un grito de socorro ante la falta de ferias y mercados

Para paliar la bajada drástica de ingresos a los artesanos que no pueden acudir a fires, “desde el Consell hemos puesto 1,3 millones de euros a disposición de los ayuntamientos para que promocionen el producto de Mallorca con ferias y muestras comerciales que pueden hacerse siempre que se respeten las medidas contra la covid-19”, explica el conseller insular de Cooperación Local, Jaume Alzamora.

Mercadillos Navideños

De cara al futuro, una de las mayores preocupaciones para los artesanos de Mallorca es cómo se adaptarán a la situación sanitaria los mercadillos navideños que tradicionalmente se celebran en la mayoría de pueblos. “Muchos artesanos no tienen ingresos si no salen a vender, las cosas han ido muy mal y por eso entendemos que los ayuntamientos tienen que poner de su parte para poder seguir celebrando estos mercadillos durante las fiestas”, explica la presidenta del Gremi d’Artesans, Maria Oliver.

“Hay que pensar en el pequeño comercio, en los productos artesanos hechos aquí, en productos de Mallorca porque eso es regalar riqueza local; es el tú a tú, es una economía más honesta y que fija la riqueza en el territorio”, defiende en ese sentido la tejedora Maite Romero. En ese sentido, el Consell “planteará a partir de noviembre una campaña publicitaria de apoyo al tejido productivo, artesanal y comercial de Mallorca porque nuestra obligación es poner en valor el producto artesano y local de cara a las fiestas de Navidad”, explica el conseller insular Jaume Alzamora.

Debido a la débil situación económica en la que se encuentran muchos artesanos “pensábamos que nos rebajarían la tasa de ocupación de la vía pública porque se ha perdonado en muchos municipios y porque en Palma se ha perdonado a los bares y restaurantes”, lamenta la presidenta del gremio, Maria Oliver. “Nos encontramos que para montar la parada en el Mercat de Nadal de Palma tenemos que pagar 440 euros al ayuntamiento por cada puesto”, denuncia Oliver. “Los puestos son más caros que el año pasado y suponemos que la situación hará que muchos artesanos lo veamos inviable”, añade en el mismo sentido Fina Seguí. Una situación que se añade al hecho de que “los artesanos estamos excluidos de las ayudas al pequeño comercio que ha puesto el Ajuntament de Palma a través de PalmaActiva, una situación que esperamos que se arregle porque no tiene sentido”, añade Seguí.

Los vendedores que acudan al Mercat de Nadal de Palma, que empezará previsiblemente el 26 de noviembre, tendrán que asumir también de su bolsillo el servicio de seguridad y la electricidad que consuman, según ha informado el consistorio al Gremi d’Artesans. “No entendemos por qué se nos penaliza cuando muchos compañeros no pueden asumir el riesgo que supone pagar las tasas si se cierra el mercado, hay que pensar que después de muchos meses sin ingresos los artesanos pagamos alquileres o hipotecas y tenemos gastos familiares que debemos cumplir, creemos que se nos ha discriminado y no piensan que esto puede suponer el cierre para parte del sector”, denuncia Maria Oliver.

Temporada fatídica

“Después del confinamiento monté mi puesto en el mercado de artesanos de l’Hort del Rei pero duré dos días, no había nadie; tampoco cruceristas, que eran nuestros principales clientes”, explica la joyera y artesana Ana Sánchez. “Impartí algunos cursos y puse en marcha mi tienda online, tengo muchas visitas pero estamos en unos meses complicados para las ventas”, añade.

Los artesanos lanzan un grito de socorro ante la falta de ferias y mercados

“Rondo los sesenta años, tengo personas mayores a mi cargo y hasta ahora me bastaba con ir a vender al mercado cuatro veces a la semana. Pero he decidido iniciar algo parecido a un año sabático, en casa no gastamos mucho y si falta el dinero volveré a montar mi parada sin ningún problema”, añade la vidriera Fina Seguí, que ha iniciado una pausa en su carrera como artesana.

Aunque la mayoría de municipios mantienen sus mercados semanales, estos “se hacen con mucho menos aforo, no llegan tantos turistas y es mucho más compli-cado… Los artesanos somos familias que venimos de una temporada fatídica en la que no hemos podido ahorrar y está siendo un año muy difícil para todos”, concluye Romero. Y es que muchos artesanos se han tenido que acoger a las ayudas por cese de actividad previstas para los autónomos.

Marca Producto de Mallorca

Para intentar hacer frente a esta situación, el Consell ha puesto en marcha la marca Producto de Mallorca. Un distintivo que pretende aglutinar todo el producto elaborado en la isla bajo una identificación clara. Además, la Direcció Insular d’Artesania ha ampliado los oficios artesanos oficiales de Balears y ha incluido a los cerveceros, los salineros, los betlemistes, los que trabajan con fibras vegetales, los marroquineros o los destiladores de esencias.

Unos oficios que a partir de ahora podrán acogerse a las ayudas económicas que se otorgan de manera anual para la difusión de los productos artesanos, la formación o la mejora de los talleres.

Compartir el artículo

stats