Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una finca de sa Ràpita sufre el mayor robo de colmenas y material apícola

El apicultor, que debido a una enfermedad estuvo meses sin acudir al asentamiento, calcula que el valor económico de lo sustraído supera los 10.000 euros

Las colmenas del apicultor Sergio de la Guardia, antes de ser sustraídas.

Las colmenas del apicultor Sergio de la Guardia, antes de ser sustraídas. S. G.

Nunca antes había ocurrido un robo de grandes dimensiones de colmenas y material apícola en Mallorca como el ocurrido en una finca de sa Ràpita. Antes del robo, el apicultor víctima del robo tenía 50 núcleos Layens de madera pintada de color azul vacíos de abeja pero con cuadros y láminas de cera sin estirar; 22 colmenas Langstron de madera con abejas y pintada con aceite de linaza; 20 núcleos Langstron  de cinco cuadros de madera pintados con aceite de linaza; 40 colmenas Layens con abeja; 40 núcleos Layens de cartón prensado; tres núcleos de observación de madera con cristales laterales; 10 colmenas Dadant de madera pintados con aceite de linaza y 25 soportes de metal para colmenas con capacidad para cuatro cajas de tres metros. Este fue el botín que se llevaron los autores de un robo sin precedentes en la isla. Sergio de la Guardia es el apicultor afectado y calcula que el valor económico supera en mucho los 10.000 euros, evidentemente, el valor sentimental no entiende de cifras. Hoy, adelanta, irá a interponer la denuncia ante la Guardia Civil.

El apiario se encuentra en sa Ràpita. S. G.

«Nada de nada»

Relata que debido a una enfermedad, una intervención quirúrgica y la posterior recuperación, además de la pandemia, estuvo sin poder acudir al apiario desde enero hasta septiembre. Y cuando por fin pudo regresar a la finca, se encontró con la sorpresa de que no había «nada de nada». Se dio cuenta hace tres semanas. «Habían cogido absolutamente todo el material», lamenta.

Durante estas semanas han estado investigando el asunto y, por ello, agradece la colaboración de muchos compañeros y que la Associació Balear d’Apicultors se haya involucrado. «Ahora interpondré la denuncia y con la ayuda de todos intentaremos localizar a los autores del robo», explica.

Los apicultores isleños aseguran que un robo de estas características no es nada habitual en la isla. «Sí se han robado algunas colmenas pero un arsenal tan grande, no», admite De la Guardia. En la misma línea se pronuncia Nofre Fullana, de la Associació de la Producció Agrària Ecològica de Mallorca (APAEMA). En la península este tipo de robos están a la orden del día y es frecuente, explica, que se tengan las colmenas aseguradas. El robo, añade, sorprende por la magnitud de lo sustraído. Y es que recuerda que el material apícola puede llegar a ser muy caro.

GPS

Por su parte, una de las cosas que más ha sorprendido a Sergio de la Guardia es que pese al cartel disuasorio de que las colmenas tenían GPS, se las llevaron. Puso el cartel y tenía la intención de poner GPS a las colmenas pero como tenía la calma de que este tipo de robos eran poco frecuentes en la isla, lo iba retrasando. «Incluso se llevaron el cartel, lo arrancaron y me sorprende porque de las 170 colmenas, se arriesgaba que alguna sí tuviera GPS», añade.

Y es que los apicultores explican que en la península donde los robos de estas características están a la orden del día, se opta por poner GPS a las colmenas y, así, poder localizarlas en caso de una sustracción.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats