Éric Jareño posa en su despacho de alcaldía en Llucmajor.

El alcalde de Llucmajor, Éric Jareño (PP), aseguró este miércoles que todos los vecinos del municipio que se adhieran a un plan para comprobar que se recicla correctamente en sus casas disfrutarán de bonificaciones a la hora de pagar la tasa de basuras. Ese plan, según explicó, consiste en que un inspector se persone en las casas de los vecinos que se hayan adherido a la iniciativa y compruebe si realizan bien la separación de residuos. Está previsto que este sistema se apruebe en el próximo pleno.

Jareño quiso contestar así a las acusaciones del partido de la oposición Llibertat Llucmajor, que, en una nota de prensa, había advertido de que el gobierno municipal quiere "subir un 20% la tasa de basuras a todos los vecinos de Urbanizaciones y s'Arenal, pero bajar hasta un 13% en Llucmajor pueblo".

"Nosotros, desde el partido vecinal, estamos a favor de bonificar a aquellos vecinos que reciclan, pero el problema radica en que la propuesta de ordenanza solo permite bonificar a aquellos que residan en Llucmajor pueblo, pues obliga a reciclar el orgánico y en Urbanizaciones y el Arenal no existen contenedores de orgánico", sostuvieron desde esta formación.

Jareño aseguró que, "como siempre", los argumentos de Llibertat Llucmajor se basaban en "mentiras y medias verdades". El alcalde agregó que no se harán distinciones entre zonas y que todos los vecinos que accedan a adherirse al nuevo sistema disfrutarán de rebajas en la tasa de basuras.