Hace dos años las lluvias torrenciales que se cebaron con Sant Llorenç des Cardassar causaron una tragedia que saltó a las páginas de diarios y ocupó minutos de televisión hasta que recobró un aspecto apacible que no oculta desavenencias.

Sant Llorenç des Cardassar quedó destruido después de que el torrente que cruza el núcleo de población se desbordara y desatara su ira sobre la población local, entre la que dejó trece muertos.

Pero a día de hoy, la vicepresidenta de la Asociación de Afectados de Sant Llorenç, Bàrbara Servera, asegura que la población "ha rehecho su vida" aunque "el centro está más vacío" por temor a que vuelva a suceder otra catástrofe como la que cambió muchas vidas hace un bienio y que aglutinó a miles de voluntarios dispuestos a aportar su grano de arena.

29

Sant Llorenç comienza su reconstrucción

Servera afirma que los vecinos no se sienten seguros porque las actuaciones del Ayuntamiento de Sant Llorenç son "insuficientes", ya que "todos los proyectos ejecutados están en suelo rústico y ninguno tiene en cuenta el caudal de agua recomendado por Miquel Grimalt, geógrafo y profesor de la Universidad de las Islas Baleares".

Sin embargo, el concejal de Memoria Histórica, Urbanismo, Personal y Obras Municipales de Sant Llorenç, Pep Jaume, apunta que lo que se ha hecho sobre suelo rústico se debe a la "titularidad municipal del territorio", por lo que considera más sencillo actuar sobre ellos.

Desde la asociación entienden que "no se puede hacer nada para evitar que el agua llegue al pueblo, pero sí se pueden minimizar los efectos". Por ello, dice Jaume que ya se están tramitando las "licitaciones para demoler algunos edificios que no permiten que el agua fluya" y que también se "han expropiado aquellos terrenos que estaban dentro de la zona susceptible a inundaciones".

Así ha quedado Sant Llorenç tras las inundaciones

Pero, sin duda, el punto que más critica la asociación es el hecho de que el Consell de Mallorca no haya actuado sobre "ninguno de los 12 puntos críticos" fijados por Grimalt que tendrían que haberse llevado a cabo para evitar que Sant Llorenç se vuelva a inundar, según indica su vicepresidenta.

Al respecto, la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, sentencia que se han invertido "25 millones de euros en reparar la red viaria" y cita de ejemplo el puente de Artà.

Te puede interesar:

Además asegura que hay un trabajo conjunto con el Ayuntamiento para encontrar una solución que permita modificar el puente de la variante (una de las infrastructuras determinantes para librarse del agua) a final de año, la cual deberá ser auditada y aprobada por Recursos Hídricos del Govern.

El resumen de la catástrofe por las inundaciones en Mallorca en 60 segundos