Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

el psoe de felanitx expande su crisis

La grave crisis municipal de Felanitx tiende a permanecer enquistada mientras cada vez queda más claro que el problema mayúsculo intensifica sus raíces en la sede socialista. Hoy por hoy, no se puede aventurar una salida solvente. Ni siquiera la que pasaría por la recomposición del pacto en extinción o un nuevo acuerdo inclinado a la derecha. Esta segunda posibilidad implicaría renuncias en el PP que no son factibles.

Al cabeza de lista socialista, Xisco Duarte, le convendría evaluar su capacidad de liderazgo antes que autoproclamarse alcalde virtual a destiempo. También tener en cuenta que el asesoramiento de algunos históricos socialistas felanitxers ha ido más en la línea de reforzar el peso del partido en su momento de mayor debilidad, en vez de dar con soluciones efectivas. Tampoco se entiende el rechazo de ofertas de mediación externa. La acumulación de problemas lleva directamente al derrumbe. No se vislumbra estabilidad en el ayuntamiento de Felanitx desde el momento en que el PSOE opta por expandir su espantada y sus desavenencias personales a toda la política local, en vez de pulirlas y madurarlas en casa.

Aún siendo el partido mayoritario del pacto que ha reventado, su propia actuación le invalida para plantear exigencias y la demanda de cargos que ocupa Joan Aznar. Su portazo no es más que la denuncia pública de los males que paralizan a la formación socialista.

En estas condiciones, mientras el Bloc permanece en parálisis de asombro por lo que está ocurriendo, el alcalde Jaume Monserrat se sitúa en una posición realista al no conceder crédito alguno y extinguir la continuidad del pacto entre PSOE, El Pi y Bloc.

El actual periodo de gobierno municipal será largo y espeso, lo cual es especialmente grave en época de pandemia y en un municipio que no anda sobrado de alternativas económicas y salida laboral para sortear la crisis general.

Es necesario que los ediles vuelvan a la realidad y a la gestión posible.

Compartir el artículo

stats