De forma temporal, el ayuntamiento de Inca ha contratado seguridad privada, con autorización de delegación del Gobierno, para reforzar la vigilancia en determinados espacios de la ciudad y garantizar el cumplimiento de las normas sanitarias.

El personal de seguridad se encargará de vigilar la zona del polígono industrial de Can Matzarí y la urbanización de S’Ermita de 21 a 7 horas. También se implantará un servicio especial de vigilancia en el parque del Serral de ses Monges, la plaça Pobladors, el parc de les Illes Balears, la plaça Ciutat de Lompoc y el Puig de Santa Magdalena.

Los nuevos agentes de seguridad privados “realizarán especialmente un servicio de prevención, control y vigilancia” y en el caso de detectar una situación sospechosa avisarán “automáticamente” a los cuerpos de seguridad de la ciudad.

De esta forma, el Ayuntamiento pretende potenciar la labor de vigilancia que ya llevan a cabo la Policía Local y la Guardia Civil. "De acuerdo con la situación actual, hemos considerado necesario reforzar la vigilancia en diferentes puntos del municipio para garantizar la máxima tranquilidad y seguridad de la ciudadanía", apunta al respecto el alcalde Virgilio Moreno.