La asociación de hoteleros de Pollença emitió ayer un comunicado en el que los empresarios turísticos aseguran estar “hartos” de los malos olores y de la “mala imagen” que generan los vertidos de aguas fecales al mar de la Badia de Pollença y exigen “soluciones inmediatas” para acabar con un problema que persiste “desde hace años”.

Cabe recordar que los últimos análisis realizados en aguas del Moll pollencí por una nueva asociación vecinal han arrojado resultados muy preocupantes, con altos niveles de contaminación provocada por partículas fecales, tal y como publicó este diario el pasado miércoles.

En este sentido, el presidente de la patronal hotelera del municipio, Jaume Salas, señala que “no hay manera de conseguir una playa limpia y esto es muy importante para el turismo del pueblo”. Por ello, la agrupación “exige” al Ayuntamiento que “solucione de una vez por todas un problema que el Moll arrastra desde hace demasiado tiempo y que ensucia la imagen turística del municipio”. Los hoteleros aseguran que “van de la mano” de comerciantes, restauradores y vecinos para reclamar una “solución definitiva”. “Hace demasiado tiempo que el Ayuntamiento da vueltas al asunto pero no hay una solución concreta”, lamenta Salas.

El presidente de la patronal hotelera del municipio admite que solucionar la problemática “es complicado” porque todavía no se sabe muy bien de dónde proceden los vertidos que enturbian el agua de la bahía. Por ello, la asociación se ofrece al Ayuntamiento para “colaborar al máximo” con el objetivo de solventar el problema. “Si tenemos que revisar todas las tuberías lo haremos, y si tenemos que aportar técnicos o ingenieros, también”, señala.

Y es que los hoteleros temen que el problema de los vertidos pueda arruinar también la próxima temporada turística. “Este año, por la situación en la que estamos, no nos ha afectado de lleno, pero nos preocupa mucho el año que viene porque noticias de este tipo son muy negativas; los operadores turísticos se nos tirarían encima”, apunta Salas, que también reclama una solución definitiva al problema de los fondeos incontrolados que afectan al Moll de Pollença.

La opinión de la AAVV

Por su parte, Miquel Cifre, presidente de la Asociación de Vecinos del Port de Pollença, señala que “evidentemente hay un problema y todos somos conscientes y reclamamos una solución”. A su entender, “las autoridades deben trabajar para solventar esta cuestión, que seguramente también es competencia de otras administraciones como Ports”.

Cifre apunta que “este año ha sido muy mal en cuanto a turistas y visitantes, con muchos hoteles y apartamentos cerrados, pero el problema de los vertidos ha persistido, por lo que estamos ante un problema estructural; es evidente que hay algo que no va bien”. Al igual que los hoteleros, la asociación vecinal también cree que la solución “es difícil”, aunque “parece claro que es un tema de infraestructuras”. “Hay que arreglarlo, porque nosotros vivimos de la bahía”, concluye.

El grupo político Podem, con un regidor en el pleno, ha propuesto la puesta en marcha de un plan director de alcantarillado que permita cartografiar toda la red de saneamiento.