Manacor recupera su pescadería municipal en la Plaça de les Verdures. Y es que el Ayuntamiento ha adjudicado la concesión administrativa a la empresa Pescados David Castel que tiene previsto abrir a mediados de septiembre. La regidora responsable de mercados, Cristina Capó, ha recordado que la instalación municipal es todo "un símbolo" para los manacorins y manacorines. "Verla abierta de nuevo es un motivo de orgullo porque el comercio local y de proximidad es una de las apuestas del equipo de gobierno municipal", ha destacado Capó. De hecho, la pescadería municipal lleva más de diez años cerrada ya que la última concesión fue en 2009. En 2011 se convocó un concurso público que quedó desierto, igual que ocurrió el año pasado. Ahora la empresa Pescados David Castel ha logrado la puntuación más alta ofertando un canon anual de 8.400 euros. La concesión es para cinco años, prorrogables cinco más. Capó también ha avanzado que, como mínimo, el 40% del producto que ofrecerá la nueva concesionaria contará con la etiqueta ecológica europea. El horario comercial será de 8 a 19 horas de lunes a sábado, con dos horas cerradas al mediodía.

El local cuenta con una superficie útil de 64 metros cuadrados con una zona de atención al público, una de venta y manipulación, un obrador, un vestidor y un baño. La zona de venta ya cuenta con un mostrador de acero inoxidable y una cámara frigorífica. La concesionaria será la encargada de equipar la instalación con el mobiliario necesario para el lavado, un banco de trabajo, además de una báscula, una caja registradora y los utensilios para preparar el pescado como cuchillos, tijeras o escamadores.

Paradas

Uno de los objetivos del Consistorio es dinamizar el centro. Y precisamente con la finalidad de que la Plaça de les Verdures recupere "la importancia que se merece" y se convierta en "una zona llena de vida", Capó ha avanzado que su departamento sacará en breve la licitación para el resto de paradas vacías (tres simples, una doble y una triple). La previsión es que a finales de año ya estén ocupadas. Asimismo, en otoño el Ayuntamiento llevará a cabo trabajos de mantenimiento en las vigas de la cubierta de los dos edificios del mercado, que están oxidadas y se volverán a pintar. El coste es de 19.000 euros.