Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

El grave atasco de las soluciones

Es el fracaso de la capacidad de conjugar valores ecológicos, económicos y sociales

El grave atasco de las soluciones

El grave atasco de las soluciones

Cuando las iniciativas y propuestas de solución transcurren por caminos paralelos, sin voluntad ni posibilidad de confluir en vías de colaboración y consenso, se transforman en un atasco de soluciones. Es decir, en un verdadero problema repleto de vicios adquiridos, que exige una salida con mayor capacidad de renuncia en beneficio del servicio público. Ocurre demasiadas veces en política y ahora la cuestión vuelve a rondar las necesidades de movilidad de Inca y su área de influencia más directa. No hablamos de un lugar común, sino del punto neurálgico de la isla. Por tanto, el atasco y escándalo por el fracaso en la gestión adquiere una dimensión más grave.

Importa menos quien tiene la culpa, por mucho que los políticos se afanen en identificar responsables. Lo relevante está en el fracaso de las buenas aportaciones capaces de conjugar los valores ecológicos, económicos y sociales que eso es, en definitiva, una buena movilidad.

Estamos ante "un problema histórico" tal como lo etiquetan los alcaldes de Selva y Escorca. También ante una falta de resolución histórica. Resulta increíble que en cinco años no se haya podido redefinir un proyecto válido. Solo sabemos que el conocido hasta ahora apenas satisface a unos pocos. El PP ha revitalizado el asunto molesto porque el plan trazado cuando este partido estaba en el gobierno del Consell ha quedado en el baúl de los recuerdos y decepcionado al ver que los intenciones actuales son las de "una calle ancha" que no aportará mayor movilidad.

Los conservadores abogan por una ronda integral para Inca. Lo realmente cierto es que ha llegado la hora de hacer una ronda de gestión política capaz de aportar una salida digna y real.

Compartir el artículo

stats