Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Preocupación por las obras en los colegios, que interferirán en el plan de contingencia

En Ses Comes de Porto Cristo algunas familias se plantean no llevar a sus hijos a clase al no tener garantizada su seguridad

Simulación en 3D del proyecto de amplicación de la Escola Nova de Porreres.

Simulación en 3D del proyecto de amplicación de la Escola Nova de Porreres. caib

Educación planeaba construir o ampliar este año 26 colegios e institutos en Mallorca. Unas obras que, en muchos casos, interferirán directamente con los planes de contingencia y las medidas que tiene que poner en marcha el Govern para frenar los nuevos casos de covid-19. Ante esta realidad, muchas asociaciones de madres y padres están preocupadas. También los ayuntamientos, que ante la falta de información de los responsables educativos, preparan estrategias para minimizar el riesgo de contagios en los centros educativos.

Según el plan de infraestructuras diseñado por la conselleria de Educación, más de veinte centros tendrían que estar en obras en 2020. Aunque la crisis sanitaria ha obligado a cambiar plazos, en algunos centros las obras han comenzado. Es el caso del colegio Ses Comes, de Porto Cristo. Los alumnos ya convivieron durante el curso pasado con obras inacabadas, pero los repuntes en el número de contagios han hecho que algunas familias se planteen no llevar a sus hijos a clase cuando empiece el curso.

"Las familias estamos preocupadas porque no sabemos si debemos llevar a nuestros hijos al colegio o no, algunos padres y madres nos dicen que no piensan llevarlos a clase porque no saben si se puede garantizar la seguridad, otros creen que hay que empezar las clases presenciales y en estos momentos la problemática que se nos plantea es esta", asegura la presidenta de la asociación de madres y padres de Ses Comes, Maria Antònia Llodrà.

Pero en otros centros las obras todavía no han empezado. La conselleria anunció la semana pasada la licitación de la ampliación de la Escola Nova de Porreres. Un hecho que los vecinos del municipio esperaban desde hace años pero que ahora preocupa a causa de la crisis sanitaria. Ante esta situación, la alcaldesa, Xisca Mora, pide que se cree un grupo de coordinación para analizar cómo pueden afectar las obras a la situación sanitaria de los escolares. "Desde el ayuntamiento creemos que es imprescindible que la conselleria de Educación tenga un plan para realizar un seguimiento de estas obras, donde se marquen unas pautas y unas medidas a llevar a cabo, por eso pedimos que se cree una comisión de trabajo con representantes de Educación, del colegio, del ayuntamiento y de las familias", reivindica la alcaldesa de Porreres, Xisca Mora.

Incertidumbre

En ese sentido, la conselleria de Educación ha asegurado que todos estos factores se tienen en cuenta y que no se iniciará ninguna actuación que pueda comprometer la salud de maestros, profesores o alumnos. Pero aún así, muchos municipios se preparan para un curso lleno de incertidumbre. El ayuntamiento de Manacor.

El objetivo es ampliar los patios escolares y las zonas exteriores para poder respetar mejor las distancias de seguridad en entradas y salidas, además de evitar contagios en el tiempo del patio. Según el concejal de Educación de Manacor, Mateu Marcè, "siguiendo las peticiones que nos han hecho llegar los centros, contemplamos la posible cesión de plazas o parques. En algunos casos los utilizarán solo los escolares y en otros el uso será mixto, para los alumnos en horario escolar y para toda la ciudadanía cuando hayan terminado las clases".

Además, para garantizar la seguridad sanitaria, el Ayuntamiento ha aumentado en 100.000 euros el presupuesto de limpieza con el objetivo de incrementar las frecuencias de desinfección en colegios e institutos.

En Santanyí la conselleria aún no ha entregado al consistorio el proyecto de ampliación del colegio Blai Bonet. Una entrega que se espera para el próximo noviembre. Mientras, el Ayuntamiento, además de plantear la cesión de parques, plazas y calles a los centros educativos, ha instalado wifi en todos los núcleos de población del municipio. El objetivo es que, en caso de nuevos confinamientos, todo el mundo pueda seguir las clases en línea.

"En los núcleos de población hemos implementado un sistema de wi-fi gratuito porque habíamos detectado alumnos que tenían problemas para conectarse a internet. Este sistema se ha instalado en Santanyí, es Llombards, s'Alqueria, Calonge y Santanyíes LlombardsCalongeCala d'Or, ha concretado la alcaldesa de Santanyí, Maria Pons.

Compartir el artículo

stats