Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

La pasividad es una forma de 'mobbing'

Por poco documentado que esté, es imposible que ningún responsable municipal se percatara del acoso laboral que ahora se denuncia...

La pasividad es una forma de 'mobbing'

La pasividad es una forma de 'mobbing'

Por poco documentado que esté, es imposible que ningún responsable municipal se percatara del acoso laboral que ahora se denuncia en el ayuntamiento de Calvià. Aún rebajando la intensidad de los hechos descritos por distintas partes, parece claro que el mal ambiente reinante podía cortarse con un cuchillo.

La denuncia ha llegado a Inspección de Trabajo y se activan las alarmas porque el asunto se vuelve público. La oposición municipal pide responsabilidades y el alcalde vuelve a mover los protocolos de siempre que parapetan y justifican las actuaciones de gobierno. Todo muy correcto y formal. Bastaría si no se arrastrara demasiado sufrimiento y acreditados riesgos de salud.

Era evitable si desde los despachos municipales se hubiera tenido un poco más de tino, algo de mano izquierda para prevenir antes de curar. La pasividad no es admisible cuando un cargo de confianza degenera en rastro de desconfianza abocado a la enfermedad.

Compartir el artículo

stats