Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

Un informe determina que los nitratos en los acuíferos no son culpa del sector agrario

La contaminación se produce en zonas donde se concentra una alta densidad de viviendas aisladas y poca actividad agrícola

Vista de Son Servera, uno de los municipios donde se ha realizado el estudio.

Vista de Son Servera, uno de los municipios donde se ha realizado el estudio. biel capó

El origen de la presencia de nitratos en los acuíferos no es culpa del sector agrario, sino de las zonas donde se concentra una alta densidad de viviendas aisladas y poca actividad agrícola. Así lo desvela un informe sobre el contenido en nitratos en las aguas de la demarcación hidrológica de Balears, para la propuesta de la designación de zonas vulnerables a la contaminación de nitratos de origen agrario. El documento ha sido realizado por el servicio de estudios y planificación de la dirección general de Recursos Hídricos del Govern.

En su informe, Recursos Hídricos hace hincapié en la disminución de la actividad agraria y el cariz residual que tiene esta actividad dentro del territorio, destacando que el origen de los nitratos en las masas de agua es "discutible" que sea de origen agrario, "atendido el bajo uso agrícola". Entre las posibles causas de esta contaminación, se señalan las pérdidas de la red de alcantarillado, las deficiencias en el tratamiento de dicha red de alcantarillado, las zonas urbanas sin red o la proliferación de viviendas en suelo rústico. En la mayor parte de las zonas vulnerables a la contaminación por nitratos de origen agrario de las islas se ha detectado una disminución en la concentración de nitratos. En este sentido, se considera y se valoran los esfuerzos del sector agrario, que han supuesto "la mejora cualitativa de la situación ambiental de los acuíferos".

En exposición pública

En estos momentos, está en exposición pública el proyecto de decreto de designación de zonas vulnerables por la contaminación de nitratos procedentes de fondos agrarios de Balears y su programa de seguimiento y control del dominio público hidráulico. Atendiendo a las informaciones y datos aportados por las Cooperatives Agro-alimentàries Illes Balears, propone una nueva revisión del proyecto para que se tenga en cuenta el informe del Govern Estadísticas de la Agricultura, la Ganadería y la Pesca en Balears 2018, así como al documento La agricultura y la ganadería, en un punto de inflexión, publicado por la conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación este mes de marzo en el que se pone de manifiesto la situación crítica del sector remarcando una disminución del 33% en los censos de ovino y de un 40% en el de porcino entre 2006 y 2017, además de una disminución de un 21% de la superficie agraria útil en las islas.

Las propuestas que hace el proyecto de decreto se basan en unidades de valores superiores a 37,5 miligramos de nitrato por litro, mientras que la directiva europea lo hace a 50 miligramos por litro, por lo cual con la normativa europea, el riesgo de contaminación sería aún más bajo. También se reconoce que no tiene sentido establecer medidas para limitar la contaminación de nitratos al sector agrario cuando éste "no es el responsable de la contaminación". El documento mantiene que los esfuerzos que supondrán las medidas no tendrán efectos directos sobre la concentración de nitratos en los acuíferos de nuestra situación agroclimática, tal y como se establece en la directiva 91/676/CE donde se especifica que aquellas zonas que presentan nitratos con un origen diferente a los fondos agrarios no tendrían que ser declaradas como zonas vulnerables para la contaminación de nitratos.

La dirección general de Recursos Hídricos ha realizado dos estudios, donde se analiza de manera somera la presencia de nitratos en las masas de agua subterráneas y superficiales con el fin de llevar a cabo la delimitación de las zonas vulnerables. Estos estudios se han ejecutado en dos de las cinco poblaciones que presentan más densidad de viviendas aisladas en suelo rústico y tienen una actividad agrícola baja. Es el caso de Son Servera en Mallorca y Formentera.

Sus conclusiones son las mismas: la presencia de nitratos viene provocada más por la alta densidad de viviendas aisladas que por la actividad agrícola.

Revisión

En este sentido, las Cooperatives Agro-alimentàries han presentado alegaciones al proyecto de decreto. Así, proponen revisar la zonificación en base a la carga de nitrógeno de origen agrario y la carga de nitrógeno de origen humano. Además, instan a incluir en la nueva determinación de zonas vulnerables aquellas que tienen valores superiores a los 50 miligramos por litro. También piden tener en cuenta en los sistemas de control las medidas que permitan diferenciar el origen de la contaminación. Es decir, nitrógeno de origen antrópico (humano) o nitrógeno de origen agrario.

Asimismo, las cooperativas también reclaman que los estudios realizados sobre estos núcleos poblacionales se extienda a toda la comunidad autónoma para poder refrendar más las causas de que la presencia de nitratos en el agua no viene motivada por la actividad agrícola, como reconocen los propios informes de la administración pública. Se trata de una circunstancia que las diferentes asociaciones agrarias de las islas vienen reclamando que se reconozca y que ahora estos informes públicos avalan.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats