Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

La necesidad de regularización

La necesidad de regularización

La necesidad de regularización

No es la primera vez que salta a la palestra el choque - también la inercia- entre administraciones por el desaguisado de amarres en el frágil y hechizante Port de Pollença. Tampoco hace falta emprender una prodigiosa labor de investigación para ver qué está pasando y cómo se comportan las embarcaciones que recalan en la bahía pollencina. Para saberlo basta extender la vista en busca del horizonte. Entonces, la pregunta es por qué las autoridades competentes no se deciden a intervenir y cumplir su función de poner orden y legalidad. ¿Hay algún interés que les lleve a permanecer de brazos cruzados? ¿Están de acuerdo con el negocio chapucero de muertos para fondear?

Ahora el Ayuntamiento vuelve a denunciar la situación y reclama reacción. Está respaldado por el club náutico, la cofradía de pescadores y la asociación de vecinos del Moll. Es la expresión de que el malestar es de grueso calado. La comisión mixta que se propone desde la casa consistorial parece una buena propuesta de desbloqueo y un modo de amortiguar el incomprensible encontronazo con Medio Ambiente que se desprende de las manifestaciones del alcalde. No estaría de más que se vieran al amparo de la brisa de la bahía de Pollença para entender que las instituciones están para resolver los problemas del ciudadano, sea de tierra firme o navegante de recreo, y no para incrementar sus problemas cotidianos.

Salta a la vista que en la codiciada bahía de Pollença no puede haber dos centenares de embarcaciones a la buena suerte de sus timones y amarres. Parece que nadie ha querido entender el claro mensaje de fragilidad, y por tanto de necesidad de cuidado, que dejó el temporal Gloria.

Compartir el artículo

stats