Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manacor plantea crear un espacio de memoria en la cruz de Son Coletes

"Para la dignificación histórica, ha sido crucial hallar un elemento de aquella época", defienden los expertos

En la visita guiada se han explicado los detalles de la excavación.

En la visita guiada se han explicado los detalles de la excavación. b. capó

El hallazgo de la base de la cruz del antiguo cementerio de Son Coletes durante las excavaciones abre la posibilidad al ayuntamiento de Manacor de convertir esta zona en un espacio de memoria. Y es que tal y como recuerda el arqueólogo de ATICS, Cesc Busquets, "cuando se habla de represión en Son Coletes, todo el mundo tenía en la cabeza esa cruz". Por ello, los expertos están "muy contentos con su localización" porque desde el punto de vista de la "dignificación de la memoria histórica" el hallazgo es muy importante. "Aunque no encontremos a las víctimas, a nivel de reparación de la memoria histórica y de consuelo de las familias, hallar físicamente un elemento de aquella época como la base de la cruz que formaba parte de la escenografía del Son Coletes de la represión es un punto de inflexión a nivel de Ayuntamiento y de las instituciones memorialísticas e, incluso, del propio Govern. El regidor manacorí y representante de la FELIB en la comisión de Memoria Histórica, Sebastià Llodrà, admite que "como consistorio, el hallazgo de hace dos días nos abre la posibilidad de decidir qué se hace con este espacio, un lugar donde la gente venía a recordar a los represaliados. Tenemos el reto de decidir si se crea un espacio de memoria".

Unas 120 personas asistieron ayer a las visitas guiadas organizadas en dos turnos en las que los expertos de ATICS explicaron los trabajos que llevan haciendo en Son Coletes desde la semana pasada. Una de las hipótesis en las que trabajan es que al levantar el actual camposanto se hizo una "limpieza a conciencia" para borrar la historia. "No hemos encontrado ni un botón", remarca. Busquests asegura que los historiadores ya apuntaban en esta dirección porque durante las obras había testimonios que relataban cómo salían carros llenos de sacos. "Este cementerio tiene una concepción muy franquista. Eso puede llevar a pensar que en aquella época había gente interesada en borrar la memoria", mantiene. Tras esta primera excavación, "lo que está claro es que construir el actual cementerio fue una obra muy planificada porque se elevó más de dos metros sobre el terreno del antiguo camposanto, por ello, hicieron limpieza".

Tras esta primera excavación, el equipo de ATICS se centrará en abrir otros tres pasillos, donde se pueden encontrar con "las famosas zanjas" que los testimonios apuntan que se abrían de forma radial a la cruz del antiguo cementerio para enterrar a las víctimas del 36.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats