Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

La dificultad de dignificar la memoria

La dificultad de dignificar la memoria

La dificultad de dignificar la memoria

Son Coletes de Manacor ha tenido el infortunio de registrar los peores dramas de la contienda fratricida del 36. Quienes cometieron los asesinatos hicieron todo lo posible para borrar las huellas de sus crímenes. Los historiadores y quienes conocen las condiciones del cementerio, siempre han advertido de la particular dificultad de recuperar los cuerpos y devolver los restos a la dignidad pública y, en la medida de lo posible, la intimidad y el consuelo a las familias.

El devenir de los trabajos que se realizan desde hace una semana confirman esta tesis. Más que desenterramientos son excavaciones profundas de pronóstico muy incierto. Se han encontrado tumbas de la peste de 1820 antes que las zanjas de los fusilamientos de la Guerra Civil. De momento, solo la base de la cruz referencial de la que se tenía conocimiento permite mantener un ligero optimismo. Pero no se puede tirar la toalla porque recuperar los cuerpos de Son Coletes es especialmente importante y significativo, precisamente por la dimensión de lo que representan: toda la gravedad y el horror de una guerra que mantiene sus profundas cicatrices. Por lo menos hay que intentarlo. Por la buena memoria de los fusilados.

Compartir el artículo

stats