Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

Gadma exige que no se extraiga agua de las lagunas de Can Figuera de Binissalem

El grupo ecologista alerta del peligro de contaminación de esta zona húmeda en la que abundan las aves

El portavoz de Gadma, Bernat Fiol, en la laguna.

El portavoz de Gadma, Bernat Fiol, en la laguna. j. canut

La asociación ecologista Gadma exige que no se extraiga agua de las lagunas de can Figuera, en Binissalem. Según explica su portavoz, Bernat Fiol, este es uno de los problemas que están afectando a este espacio, en principio destinado a la flora y la fauna autóctonas y cuyo objetivo desde hace muchos años es que sea convertido en un parque de avifauna.

Fiol dice que en las últimas sesiones de limpieza medioambiental que su grupo ha llevado a cabo en dicha zona han detectado que de la estación de transferencia, que depende de Tirme y limita con las lagunas, están extrayendo agua para limpiar las instalaciones y los camiones que allí transportan los diferentes tipos de residuos. Según el portavoz de Gadma, "es un hecho muy lamentable", ya que esa agua, una vez utilizada, "puede que vuelva a filtrarse y depositarse en las lagunas sin haber sido depurada".

Además, añade que "desde hace ya repetidas veces ha aparecido rota la rejilla que rodea la finca en diferentes puntos", lo que podría haber sido obra de cazadores furtivos y también de los operarios que trabajan en la estación de transferencia.

Por su parte, empleados que trabajan en dichas instalaciones afirman que tienen permiso de la depuradora, que depende de Abaqua, para llevar a cabo la extracción de agua y que ellos no han roto la rejilla. Incluso añaden que tienen permiso de esta entidad pública para instalar una puerta de acceso a las lagunas y seguir extrayendo agua. Gadma replica que las lagunas son de propiedad municipal y su gestión corresponde al Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats