Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ports rehabilitará el faro de sa Creu

Proyectado a mediados del siglo XIX, entró en servicio en septiembre de 1864

Detalle del estado que presenta el faro que Ports rehabilitará.

Detalle del estado que presenta el faro que Ports rehabilitará. joan mora

Ports de les Illes Balears prevé invertir un total de 155.000 euros en la rehabilitación del antiguo faro de sa Creu, uno de los emblemas del Port de Sóller que desde hace décadas está abandonado y en estado ruinoso.

El proyecto prevé la rehabilitación integral del edificio, sometido al deterioro provocado por los temporales marítimos, que han hecho que parte de su muro circular esté caído o en vías de estarlo. De acuerdo con la propuesta técnica, Ports restaurará íntegramente el edificio con la recuperación de sus muros perimetrales, la rehabilitación de la cubierta con una nueva losa de hormigón y unos nuevos pavimentos. El proyecto prevé reponer las piezas de mampostería de su estructura siguiendo las proporciones y disposición de los parámetros originales, recuperando los que se han desprendido y que puedan ser reutilizables. Además, si se necesitan nuevas piezas, se construirán de nuevo siguiendo las características de los existentes.

El objetivo de la actuación es restaurar la estructura y la estética de un elemento muy característico del Port de Sóller. Situado en el recinto de la actual estación naval, el faro fue proyectado a mediados del siglo XIX y entró en servicio en septiembre de 1864.

Problemático

Se trataba de un faro problemático desde que se estudió su construcción, debido a las complicaciones derivadas de la existencia en sus inmediaciones de un bufador, es decir una gran oquedad en la roca comunicada con el mar, a causa del cual, al presentarse los grandes temporales de noroeste, se forma una furiosa corriente de agua que se eleva más de 30 metros para desplomarse luego sobre el faro. Como consecuencia de estos temporales, el edificio presentó problemas estructurales y en 1928 se proyectó un nuevo faro, cercano pero más resguardado, que no entró en servicio hasta 1944. Curiosamente, los dos faros del Port de Sóller fueron los primeros de Balears en ser electrificados en 1918. Entre ellos, el que ahora Ports pretende recuperar.

Compartir el artículo

stats